Inicio

Opinión



Cómo decir la verdad con reflexión de Any Aular

Diario Frontera, Frontera Digital,  ANY AULAR, Opinión, ,Cómo decir la verdad con reflexión de Any Aular
ANY AULAR


Un Sultán soñó que había perdido todos los dientes. Después de despertar, mandó llamar un sabio para que interpretase su sueño. “¡Qué desgracia, mi Señor! –dijo el sabio-, cada diente caído representa la pérdida de un pariente de vuestra Majestad”. “¡Qué insolencia! –gritó el Sultán enfurecido- ¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡Fuera de aquí!”. Llamó a su guardia y ordenó que le dieran cien latigazos.

A continuación mandó que le trajesen a otro sabio y volvió a contarle lo que había soñado. Este, después de escuchar con atención al Sultán, le dijo: “¡Excelso Señor! Gran felicidad os ha sido reservada. El sueño significa que sobrevivirás a todos vuestros parientes”. Se iluminó el semblante del Sultán con una gran sonrisa y ordenó que le dieran cien monedas de oro.

Cuando el segundo sabio salía del palacio, uno de los cortesanos le dijo admirado: “¡Es curioso! La interpretación que habéis hecho de los sueños del Sultán es la misma que la del primer sabio, y al primero le pagó con cien latigazos y a ti con cien monedas de oro”. “Recuerda bien, amigo mío –respondió el segundo sabio-, que todo depende de la forma en que decimos las cosas”.


Es importante cuidar la forma en que hablamos. Debemos tener cuidado con nuestras expresiones, porque podemos, o bien, ayudar a las personas o incomodarlas. Es importante decirle la verdad a alguien, pero tan importante como eso es la manera en que la decimos. Seamos cuidadosos en el hablar, en nuestro trato con los demás. No usemos palabras duras e hirientes, no es necesario. Seamos amables al expresarnos, tratemos a las personas con amor, hagamos con otros como nos gustaría que hicieran con nosotros. No arrojemos las palabras, entreguemos las palabras. En este nuevo día hablemos la verdad con delicadeza y consideración,  pues actuando de esta forma Dios se agradará, porque Él mismo nos trata con mucho amor. Seamos considerados, y nos sentiremos felices de ayudar a los demás.

¡Que Dios te de un Feliz Día!  

Any Aular






Contenido Relacionado