Inicio

Opinión



DELIRIO PRESIDENCIAL por Isaías A. Márquez

Diario Frontera, Frontera Digital,  Isaías A. Márquez, Opinión, ,DELIRIO PRESIDENCIAL por Isaías A. Márquez
Isaías A. Márquez



La actitud del señor presidente NM, propia de todo individuo que no se ha consolidado,sociopolíticamente, tal y como es el caso suyo en virtud del desconocimiento de su investidura por cerca de unos 100 países del mundo, aparte de organismos y organizaciones  internacionales como la OEA, Comunidad Europea y grupo de Lima; tal es su desempeño que aparenta un cierto trastorno, análogo al de  la  “Psicopatografía de Adolf Hitler” mediante manifestaciones de trastornos mentales tales como: histeria, psicopatía, megalomanía, esquizofrenia paranoide y/o no está en sus cabales. O, quizá sufra del “Síndrome de Jerusalén”, a juzgar por la barrabasada de  su invitación a dos exguerrilleros de las FARC “bienvenidos a Venezuela y al Foro de Sao Paulo cuando quieran venir”, lo cual conlleva desfachatez por tratarse de delincuentes terroristas colombianos, algo equivalente a las celebridades heroicas cuyas cenizas reposan, hoy día, en el Panteón nacional tras sus acciones delictivas en contra del orden establecido, democráticamente, durante la década 1960 en perjuicio del desarrollo nacional.


Acciones que, por su riesgo potencial toda la región debe evitar, sin reservas  y con decisión firme porque no resulta saludable para el fomento de la estabilidad democrática en el área fungir de masoquistas fatuos ante tantos dislates y desatinos  que truncan todo avance hemisférico solo por dar permanencia a una ideología retardatoria y promotora de miseria donde se instaure, tal y como se ha experimentado en diversas naciones del mundo,  donde una vez deslastradas de semejante rémora debieron hacer grandes esfuerzos y/o sacrificios por reivindicarse, aparte del genocidio y guerras civiles que se propiciaron, incluido un éxodo cuantioso de refugiados entre niños y adultos.


La locura de quien ejerce el poder podría generar estragos graves; lo que ocurre aquí en Venezuela conforma un esquema de descomposición  que, a gran escala, responde a desatinos de NM y a su forma tan peculiar de asumir lo que pasa. Según Bárbara W. Tuchman en “La marcha de la locura”, asevera: “todos sabemos por Lord Acton, que el poder corrompe. Menos sabemos que engendra insensatez; que el poder de mando origina, usualmente, falla de pensamiento”.


 


Tales desatinos son los que potencian las crisis e incluso las provocan.






Contenido Relacionado