Inicio

Opinión



Al Filo de La Verdad

Chanchullos en el IHULA por Giovanni Cegarra

Diario Frontera, Frontera Digital,  GIOVANNI CEGARRA, Opinión, ,Chanchullos en el IHULA por Giovanni Cegarra
GIOVANNI CEGARRA



En nuestro primer centro médico asistencial, Instituto Hospital Universitario de Los Andes (IHULA) falta de todo, hasta responsabilidad y mística al trabajo, el presupuesto aportado por el gobierno regional no es suficiente y el apoyo del nacional, ni para que hablar, en esta consabida realidad país que hoy vivimos, que en este caso, incide extremadamente en la comunidad paciente, muchos de los cuales, han partido al reino celestial, por razones bien conocidas por todos.


 


No obstante, hay detallitos que en medio de la crisis presupuestaria médico asistencial que confronta el IHULA, hacen volar el pensamiento de llegar a creer que allí se manejan unos chanchullos que desmerecen la debida atención que debiera recibir, a duras penas, el paciente que prácticamente solo le falta que tenga que llevar la cama para poder ligar ser atendido y operado, si lo necesita.


 


Me atrevo a pensar en chanchullos en el HULA, ya que servicios como obstetricia, hematología, cardiología, rayos X, traumatología, apenas si atienden pacientes porque no tienen insumos pero si lo hacen con algún allegado al personal que en ellos laboran; los especialistas de carambola cumplen su obligación laboral porque aducen no pueden llegar al Hospital pues sus vehículos están sin gasolina y de los Residentes ni hablar;  no hay medicinas en las Farmacias que hay dentro del Hospital pero si aparecen para ciertos empleados y así, algunos detallitos más.


 


Dirán que lo escrito en los párrafos anteriores es totalmente falso, que especulo, que miento, que eso no pasa en el IHULA pero en visita imprevista que hice al mismo, “sin querer queriendo”  y “a vuelo de pájaro” pude darme cuenta y detectar algunas cosas que hacen pensar que con todo y crisis presupuestaria médico asistencial que se vive en el Hospital, los chanchullos están a la orden del día y lamentablemente, en detrimento de la comunidad paciente y “al que le caiga el guante que se lo plante”.


      






Contenido Relacionado