Inicio

Opinión



Nuevo acuerdo ASEAN-China por Sadcidi Zerpa de Hurtado

Diario Frontera, Frontera Digital,  adcidi Zerpa de Hurtado, Opinión, ,Nuevo acuerdo ASEAN-China por Sadcidi Zerpa de Hurtado
Sadcidi Zerpa de Hurtado



En un entorno de regreso al proteccionismo, los acuerdos comerciales alcanzados con anterioridad deben ser revisados. La Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN) y China firmaron en 2015 un protocolo actualizado que mejora el acuerdo marco para el Área de Libre Comercio ASEAN-China (ACFTA, por sus siglas en ingles). Este protocolo entró en vigor en julio de 2016 y su implementación iniciará este mes. Desde el lanzamiento del ACFTA, la participación de China en el comercio total de mercancías del organismo regional aumentó del 8% en 2004 a 21% en 2018, convirtiéndose en el mayor socio comercial de la asociación y alcanzando un intercambio de alrededor de 590 mil millones de dólares. En el ámbito financiero, China también se convirtió en la tercera mayor fuente de Inversión Extranjera Directa (IED) de la ASEAN en 2017, con flujos de recursos por valor de 11.300 millones de dólares.


Los cambios incorporados al nuevo acuerdo se vinculan con: 1) simplificar las reglas de origen y los procedimientos para emitir certificados de origen; 2) mejorar los compromisos de servicios con empresas chinas que cubren sectores como ingeniería, construcción, deportes y turismo; 3) fortalecer las disposiciones para promover las inversiones; y 4) creación de mejores condiciones para el comercio electrónico, especialmente en micro, pequeñas y medianas empresas.


En el nuevo protocolo no se hacen esfuerzos para suprimir las barreras no arancelarias, a pesar que estas son cada día más evidentes. Y en relación con los aranceles, se estiman concesiones arancelarias a través del ACFTA. Para este tema en particular, si la reducción de aranceles llega como mecanismo que compense el cumplimiento de las reglas de origen, su impacto puede ser significativo en los flujos comerciales; pero si se hace solo para mantener los márgenes de preferencia, respetando la diferencia con la nación más favorecida, entonces los posibles impactos son más complejos.


Es probable que los márgenes de preferencia sean bajos, o incluso nulos, para el comercio de partes y componentes, así como en otros bienes intermedios debido a la existencia de diversos esquemas de exención arancelaria. Por ejemplo, para el comercio de piezas y componentes electrónicos que dominan las cadenas de suministro en el sudeste y el este de Asia.


Para el comercio de otros tipos de productos, varios esquemas de devolución de impuestos, como los depósitos aduaneros o la ubicación de corporaciones multinacionales en zonas de procesamiento de exportaciones exentas de impuestos, también hacen que estas preferencias arancelarias sean redundantes. Esto significa que la reforma por iniciarse influirá más en el comercio de bienes finales que en el de productos intermedios. Estos últimos constituyen cerca de un tercio de las exportaciones de la ASEAN a China, pero más de dos tercios desde China a la ASEAN.


Por otra parte, las mejoras en el acuerdo sobre el intercambio de servicios tienen el potencial de fortalecer de manera significativa las relaciones comerciales, ya que las barreras fueron altas por mucho tiempo. En la dinámica de esta área comercial y su rápido crecimiento, la disputa comercial entre China y Estados Unidos ha impactado tanto en las cadenas de suministro, como en el flujo de inversiones. En este sentido, resulta de indudable interés para el mundo el fortalecimiento de las disposiciones que promueven o facilitan la inversión entre China y la ASEAN, ya que esto podría aumentar los flujos de recursos desde China a los países de la asociación, consiguiéndose así una forma eficiente de evitar las barreras de otras regiones y países del mundo.


*@zerpasad






Contenido Relacionado