Inicio

Opinión



En contexto

Asia: Lecciones del sector FinTech por Alberto José Hurtado B.

Diario Frontera, Frontera Digital,  Alberto José Hurtado B., Opinión, ,Asia: Lecciones del sector FinTech por Alberto José Hurtado B.
Alberto José Hurtado B.



El mundo ha visto aumentar de forma acelerada la demanda de conectividad digital. Las personas, los hogares, las cosas, están cada día más interconectadas, asegurándose de esta manera los beneficios de la era digital. En el ámbito de los servicios financieros, Asia representa una región donde la incorporación de tecnología a los sistemas de intercambio de fondos y mercancías ha contribuido de manera significativa a reducir las desigualdades, así como los tiempos y costos de una transacción. De esta experiencia de los países asiáticos es importante identificar algunas lecciones para América Latina, en general, y Venezuela, en particular.


Contextualizando el sector financiero asiático: a) En India el 60% de los compras se pagan en efectivo, b) En China la tasa de penetración de tarjetas de crédito sigue por debajo del 20%, c) En la mayoría de los países del sudeste asiático, cerca del 60% de la población no tiene cuenta bancaria, d) En Indonesia, Filipinas, y Vietnam, la tasa de penetración de las tarjetas de crédito es inferior al 2%, y e) En Bangladesh, a pesar de su elevado crecimiento económico, la banca formal no se ha actualizado. Todo esto ha permitido la consolidación de la práctica del hawala, y la incorporación de los servicios FinTech como complementos al sector financiero formal.


Con respecto a esto último, el desarrollo acelerado de los servicios de pago móvil y billeteras electrónicas en China (Alipay, WeChat Payment, China Union), Tailandia (TrueMoney), Filipinas (GCash), Indonesia (DANA), India (Paytm), Malasia (TnGD), Pakistán (Easypaisa), Bangladesh (bKash), Corea del Sur (Kakao), entre otros países de la región, ha contribuido a la reducción de los costos transaccionales que asumen los consumidores, y ha consolidado servicios no tradicionales en la gestión de pagos, seguros, financiamiento, además de calificación crediticia para personas, hogares y pequeñas empresas. De esta manera, la banca tradicional se concentra solo en los servicios financieros para grandes empresas y corporaciones.


Esta forma de penetración de las FinTech deja como importantes lecciones: a) Necesidad de discutir y abordar a nivel de país-región lo relacionado con la propiedad de datos entre individuos y empresas privadas de tecnología financiera; los datos son el bien más valioso del siglo XXI, las empresas lo saben y los necesitan, por ende, es necesario reflexionar acerca de la protección de la privacidad del consumidor. b) Abordar el problema de la desigualdad en el acceso a estos servicios financieros; identificar las razones por las que grupos minoritarios de la población no pueden acceder a servicios de pago móvil, incentivar la educación financiera, e impulsar una mayor apertura a los servicios FinTech. Y c) Promover un marco regulatorio a las finanzas digitales, que no incentive las conductas moralmente riesgosas o la selección adversa en el sector, pero que si permita hacer frente a los nuevos riesgos financieros asociados con ataques cibernéticos, desintermediación de los servicios y el incremento del riesgo de contagio financiero.


Desde la última crisis financiera internacional el sector financiero ha sido uno de los más regulados, pero el veloz crecimiento de las finanzas digitales ha impedido la evolución de la normativa para atender los nuevos desafíos que representan las empresas FinTech. Teniendo en cuenta que estas empresas apuntan a la expansión hacia más servicios financieros, hay que abogar por una regulación efectiva de esta actividad, sin coartar la cooperación empresarial que garantice la estandarización de los servicios y su consolidación a nivel mundial.


*@ajhurtadob






Contenido Relacionado