Inicio

Opinión



Acuerdo comercial Japón-Estados Unidos por Sadcidi Zerpa de Hurtado

Diario Frontera, Frontera Digital,  Sadcidi Zerpa de Hurtado, Opinión, ,Acuerdo comercial Japón-Estados Unidos por Sadcidi Zerpa de Hurtado
Sadcidi Zerpa de Hurtado


En un contexto plagado de conflictos comerciales y vuelta al proteccionismo, Japón y Estados Unidos llevan a un nuevo nivel sus relaciones económicas suscribiendo un acuerdo comercial centrado en productos agrícolas y comercio digital. Este acuerdo representa un avance en medio de las tensiones comerciales mundiales, ya que es un ejemplo de las soluciones cooperativas a este tipo de confrontaciones. En esta oportunidad Japón hizo concesiones y espera que Estados Unidos responda en el corto plazo reduciendo los aranceles a los automóviles japoneses, lo que puede resultar difícil ante el objetivo del presidente de los Estados Unidos de ganar las elecciones presidenciales de 2020.

Las autoridades de ambos países insisten en implementar lo acordado tan rápido como sea posible. El gobierno de Estados Unidos buscará implementarlo sin la aprobación de su congreso mediante la Ley de Responsabilidad y Prioridades Comerciales de 2015, que permite al presidente implementar unilateralmente acuerdos comerciales que cubran solo las barreras arancelarias y si la reducción de aranceles es inferior al 5 por ciento. Mientras que el gobierno de Japón, con mayoría en la Cámara de Representante, no debe tener problema en aprobarlo en sesión extraordinaria durante los primeros días de octubre.

Esta elevada prioridad que le dan los gobernantes de los dos países a la implementación del acuerdo y a la difusión de sus resultados se debe a: 1) para los Estados Unidos, asegurar el triunfo de Trump en las elecciones presidenciales de 2020 dando respuesta con el acuerdo a los requerimientos de varios grupos de productores y exportadores agrícolas. Y 2) para Japón, reducir el impacto que está teniendo en los consumidores locales el conflicto con Corea del Sur y la confrontación China-Estados Unidos.

Así, las prioridades de Japón durante la primera etapa de estas negociaciones comerciales fueron prevenir dos cosas: a) un recorte sustancial en los aranceles a las importaciones agrícolas, y b) evitar que el gobierno de los Estados Unidos implemente aranceles prohibitivos del 25 por ciento a los automóviles japoneses. Al estar dispuesto a realizar concesiones, el primer objetivo se cumplió con éxito, mientras que el segundo se logró por el momento. Este último aspecto deja con una sensación de alivio al sector productivo japonés, dado que las intensas disputas comerciales entre China y Estados Unidos está perjudicando sus exportaciones.

Por otra parte, ambos países han insistido en enmarcar el actual acuerdo comercial como una primera etapa de algo más elaborado que va cambiar sus vínculos comerciales. Esto implica que se debe estar pendiente de las futuras negociaciones que tendrán los dos países, así como de las concesiones que están dispuestos a realizar, para conocer hasta donde la disposición a cooperar se privilegia sobre objetivos locales como las elecciones presidenciales, en el caso de Estados Unidos, o metas regionales como la creación y consolidación de la Asociación Económica Integral Regional (RCEP por sus siglas en inglés), para Japón.

* @zerpasad





Contenido Relacionado