Inicio

Opinión



Hacer vivir la historia por Ricardo Gil Otaiza

Diario Frontera, Frontera Digital,  RICARDO GIL OTAIZA, Opinión, ,Hacer vivir la historia por Ricardo Gil Otaiza
RICARDO GIL OTAIZA



A mi esposa e hijas 

Tuve la fortuna de leer en estos terribles días de dengue (qué triste decirlo, y reconocer que como país somos una entelequia) uno de los más recientes libros de no ficción de Mario Vargas Llosa (Arequipa, Perú, 1936), titulado: Conversación en Princeton (Debolsillo, 2019). Se trata de un trabajo compilatorio hecho por el artífice de los textos e interlocutor del Premio Nobel 2010, Rubén Gallo, quien invitó al autor a dictar juntos un curso a partir de julio 2015 en la Universidad de Princeton que girara en torno de la literatura y su relación con la política. Para esta ingente tarea a los afortunados participantes de la extensa jornada se les pidió que leyeran con anticipación cuatro de las obras más emblemáticas del escritor peruano, cuales son: Conversación en la catedral, Historia de Mayta, ¿Quién mató a Palomino Molero?, El pez en el agua y La fiesta del Chivo

Gracias a los esfuerzos compilatorios de Gallo los lectores no tenemos qué vérnoslas con los normales saltos temáticos, digresiones, rémoras, repeticiones y dinámicas propias de un curso como el señalado, pero sentimos a todo lo largo de sus páginas que somos también privilegiados interlocutores de Vargas Llosa, que podemos compartir (en un puesto de honor, qué duda cabe) su vasta experiencia como novelista y ensayista, y recibir con el verbo diáfano que lo caracteriza luces y sombras que nos permitan la comprensión de sus posturas políticas, y de cómo éstas de alguna manera impregnan algunos de sus libros sin que se resientan ni su calidad ni su interés con el tiempo. 

El libro se disfruta porque, a pesar de no haberse leído todas las obras estudiadas (en mi caso me falta Historia de Mayta), el lector puede insertarse sin dificultad alguna en su trama, ya que las preguntas de Gallo, así como las de los estudiantes, azuzan al autor a un despliegue casi mediático del libro, dándonos las claves de su ejecución, aclarándonos los porqués y las dudas, e internándose en su prodigiosa memoria y cultura en la búsqueda de sus antecedentes, contextos y referentes epocales, que nos hacen sentir cómodos y conocedores de lo que allí se discute. 

Para quienes somos amantes de los libros y admiradores de la figura de Vargas Llosa, el libro es un regalo insuperable, ya que nos entrega argumentos que nos posibilitan conocer en detalle, no solo su obra, sino también la de otros autores, dejando al descubierto técnicas, obsesiones, quebraderos de cabeza, pistas, secretos guardados, triunfos, desengaños, influencias y todo aquello que solemos resumir con el denominado (y siempre esquivo) “estilo autoral”. 

Al finalizar nos queda la sensación de haber realizado un detallado recorrido por parte de la obra del laureado autor, pero también la de haber sido testigos de cómo este gigante de las letras universales la construye. Como valor agregado, quedamos impregnados del liberalismo de este hombre clave de nuestro tiempo, que con cada lección y ejecutoria literarias nos invita a conocer parte de la historia de América Latina, porque como nos lo dice con sagacidad al cierre: “Hacer “vivir la historia” no es algo que consigan siempre los mejores historiadores (…), aunque sin estos últimos los novelistas no hubieran podido valerse de la historia como un alimento de la fantasía, pero es posible que sin los tratamientos que han dado los novelistas a la historia, los personajes y los hechos históricos no tendrían la vitalidad y la presencia que tienen en la vida de las naciones”. 

@GilOtaiza 

rigilo99@hotmail.com






Contenido Relacionado