Inicio

Opinión



Diario Frontera, Frontera Digital,  ALBERTO HURTADO, Opinión, ,Alberto José Hurtado B.,El futuro del Renmimbi por Alberto José Hurtado B.
Alberto José Hurtado B.

En contexto

El futuro del Renmimbi por Alberto José Hurtado B.



En contexto

El futuro del Renmimbi por Alberto José Hurtado B.


La principal característica que debe tener una divisa para ser considerada convertible es que sea ampliamente utilizada por los sectores público y privado fuera de su país de origen. Ello implica que la moneda se use como unidad de cuenta en el intercambio de bienes y servicios, medio de cambio para cancelar los compromisos comerciales y en las transacciones financieras internacionales, como reserva de valor para resguardar el poder adquisitivo de los agentes económicos que confían en ella, y como patrón de pagos diferidos para facilitar las operaciones de los mercados financieros.


Como China tiene amplios controles al capital y una apertura comercial que le permite manejar su cuenta corriente sin restricciones, el tamaño de la facturación de los productores chinos ha permitido que el Renminbi (RMB) se posicione a nivel internacional como moneda capaz de cumplir con las funciones de medio de cambio y unidad de cuenta. Mientras que todavía tiene un largo camino por recorrer para lograr la categoría de divisa plenamente convertible.


Las autoridades chinas han reconocido públicamente sus planes de internacionalizar el RMB, y para ello no han escatimado en la implementación de líneas de crédito, acuerdos swap, esquemas de pago en moneda local, entre otras formas de cooperación financiera con los países del mundo. Pero el logro de esta meta implica: 1) reformar el sistema financiero local, esencialmente en todo lo relacionado con protección de las inversiones, uso de regulaciones inciertas y reducción de la volatilidad del mercado bursátil chino; 2) aumentar el uso del RMB en el comercio mundial, mediante el compromiso de las empresas estatales chinas para usar su moneda nacional con socios en el resto del mundo, o a través de la consolidación de más acuerdos para el pago del comercio en moneda local; 3) establecer un banco oficial de liquidación en el extranjero, una sucursal o representación de su banco central para facilitar las transacciones en RMB, atender los requerimientos en esta moneda y permitir el intercambio por cualquier otra divisa; 4) impulsar los programas que facilitan la entrada de inversionistas al país, por ejemplo, el plan de conexión de bonos y acciones que permiten a los inversionistas extranjeros llegar a Shanghai y Shenzhen a través de Hong Kong; y 5) utilizar incentivos tributarios para reducir los costos que enfrentan las empresas extranjeras al utilizar el RMB, manera indirecta de consolidar el comercio y las inversiones en dicha moneda.


Planteado de esta forma, la consolidación del RMB como divisa convertible depende de cambios estructurales que deben emprender las autoridades chinas y de acciones políticas resultado del papel de su economía en el mundo. En este último ámbito destaca la Iniciativa de la Franja y la Ruta. Esta iniciativa representa un factor impulsor de la internacionalización del RMB, debido a que los costos de la construcción de ferrocarriles, puertos, aeropuertos, oleoductos y redes eléctricas se denominan en RMB, y su cobertura geográfica permite llegar a regiones con potencial para incorporar la moneda china en el flujo internacional del dinero.


Lograr que el RMB cumpla a nivel internacional con las funciones de depósito de valor y patrón de pagos diferidos amerita ir más allá de las medidas de cooperación política, económica y cultural, exige de cambios estructurales. Ello implica que China debe reformar su economía para orientarla más al mercado, abandonando el papel de país en desarrollo, liberalizando su sistema financiero y dejando de usar la política cambiaria con fines comerciales. El mundo debe preparase para estos cambios.


*@ajhurtadob






Contenido Relacionado