Inicio

Opinión



Lo nuevo de Vargas Llosa por Ricardo Gil Otaiza

Diario Frontera, Frontera Digital,  ricardo gil otaiza, Opinión, ,Lo nuevo de Vargas Llosa por Ricardo Gil Otaiza
Ricardo Gil Otaiza


Cerró el 2019, entre tanta producción literaria en lengua española, una portentosa novela, quizá la mejor que haya publicado en los últimos años el escritor peruano Mario Vargas Llosa, que lleva por título Tiempos recios (Alfaguara). Cuando digo que es quizá lo mejor del celebrado autor, tengo como referente a La Fiesta del Chivo (2000), cuyo éxito no pudo emular con las subsiguientes producciones librescas. Y no es fortuito que salga a colación este título, ya que en su nuevo libro retoma Vargas Llosa un tema que le es consustancial: los gobiernos dictatoriales de estos lados del mundo. 


En esta oportunidad toma el autor como eje articulador de su fábula el golpe militar que derroca al gobierno de Jacobo Árbenz de Guatemala, y todos las conspiraciones, delaciones, traiciones, perversiones y maquinaciones que desde Estados Unidos se traman, en plena Guerra Fría, con el fin de sacarlo del poder, ya que sus políticas de apoyo a los campesinos y de entrega de tierras echaba por la borda el negocio que tenía la United Fruit Company, llamada por los guatemaltecos, y en todo Centroamérica, como la Frutera o el Pulpo, ya que engullía una inmensa fortuna con la explotación del banano sin que ello representara ingentes ingresos de recursos al país de origen, desencadenando toda una larga cadena de explotación de la tierra y de la mano de obra. Pero lo más significativo de toda esta siniestra trama, es la gran mentira que se construyó para desprestigiar a Árbenz, acusándosele de propiciar el comunismo de la mano de la Unión Soviética. 

La novela está estructurada en 32 capítulos, a los cuales precede un Antes y les sigue un Después. En ese Antes, a modo de introito, Vargas Llosa se adentra en clave de ensayo en los orígenes de la problemática desarrollada en su novela, en cómo la United Fruit logró posicionarse en Centroamérica con la mirada cómplice (y corrupta) de los gobiernos locales, y cómo se fue tejiendo la vil trampa contra Árbenz, cuyas ejecutorias de carácter popular ponían en riesgo la preeminencia y la vida de la empresa. En el Después se narra el destino de muchos de los personajes centrales de la trama.
 
No obstante, logra Vargas Llosa conjuntar verdad y ficción en un tejido muy complejo, que no sigue una linealidad, sino que da giros hacia atrás y hacia adelante logrando desarticular la relación espacio-tiempo. En lo personal, me costó tomarle el pulso a la narración, ya que echa mano el autor de una osada técnica (ya trajinada en libros anteriores), que consiste en diálogos simultáneos entre los personajes, pero que no se corresponden necesariamente con el momento presente, sino que involucran a los mismos personajes en situaciones del pasado o en hipotéticos momentos futuros, lo cual trae consigo que el lector deba estar muy atento para no perderse en la frondosidad de diversas historias que convergen en una misma realidad.

Por supuesto, Tiempos recios se emparenta con La Fiesta del Chivo por la vía de personajes y de hechos: Rafael Leonidas Trujillo, de República Dominicana, quien tiene roles centrales en la trama con sus perversos y mortales tentáculos; Fidel Castro; Marcos Pérez Jiménez y el monstruoso Johnny Abbes García (ejecutor y secuaz de Trujillo, quien libra al régimen de sus enemigos), entre otros, se confabulan para hacer de lo contado en esta novela una ficción que retrata a cabalidad lo que es capaz de hacer el poder político y económico mediante la manipulación de la verdad. 

@GilOtaiza

rigilo99@hotmail.com




Contenido Relacionado