Inicio

Opinión



Indonesia y la inclusión financiera por Sadcidi Zerpa de Hurtado

Diario Frontera, Frontera Digital,  adcidi Zerpa de Hurtado, Opinión, ,Indonesia y la inclusión financiera por Sadcidi Zerpa de Hurtado
Sadcidi Zerpa de Hurtado



La inclusión financiera no se logra creando una criptomoneda y decretando su obligatorio uso, mucho menos permitiendo el endeudamiento en dólares dentro de una economía sin estabilidad macroeconómica. En su lugar se requiere de sanos indicadores económicos y del esfuerzo público y privado para permitir que la comunidad se incorpore a la dinámica de los mercados financieros.


Un país con reciente éxito promoviendo y logrando la inclusión financiera es Indonesia. Durante años, el gobierno y las empresas indonesias han incorporado en sus acciones diarias dos conceptos claves para estabilizar la economía: la inclusión financiera y económica. La inclusión financiera presentada como compromiso audaz del gobierno dentro de su política económica, y la inclusión económica como garantía para la participación de todos los miembros de la sociedad en los mercados.


La inclusión financiera en Indonesia no se decretó, se implementó dentro de un esfuerzo público y privado por incorporar al sistema financiero a las comunidades que están en la base de la pirámide económica— ciudadanos que ganan y viven con menos de un dólar por día. Para ello, los bancos públicos y privados dieron facilidades al acceso a productos y servicios financieros, en aspectos tan sencillos como mantener dinero en una cuenta bancaria, transferir dinero de forma digital, pedir prestado y obtener un seguro.


La iniciativa resultó tan atractiva que llamó la atención de muchas empresas, funcionarios y académicos, incluyendo empresas FinTech consolidadas como Ant Financial (China), Grab (Singapur), JD Digits (China), Amartha, KoinWorks, Investree y GoJek (Indonesia), entre otras. Lo que permitió el inicio de un modelo de negocio capaz de sobrevivir en el largo plazo, gracias a la asociación de la banca tradicional con las empresas responsables de innovaciones financieras. De esta manera, en una era digital acelerada, la identificación de clientes, la acumulación de información y su homogenización, son claves para realizar actividades económicas rentables.


De este vínculo surgieron los incentivos para que la población de Indonesia tuviera un mayor acceso al capital y a préstamos, constituyéndose en una ruta segura para incluir no solo a los ciudadanos, sino también a las micro, pequeñas y medias empresas locales. En este sentido, zapaterías familiares, pequeñas panaderías y tiendas incorporaron en sus actividades las bondades de las últimas innovaciones financieras.


Esta forma de avanzar hacia la inclusión financiera se ha convertido en la vía para asegurar la inclusión económica. En Indonesia, los bancos y las instituciones de microfinanzas están ayudando a que más indonesios puedan participar plenamente en la economía, mediante la educación financiera de sus clientes: consumidores, trabajadores o dueños de negocios. Mientras que el vínculo con empresas FinTech ha permitido la incorporación de los prestamos entre pares, a través de la identificación con éxito de muchos indonesios no bancarizados con necesidades de préstamos.


De esta manera queda claro que para lograr la inclusión financiera y económica de una población se necesita de la participación de todos los actores de la economía. La cooperación entre gobierno, empresas privadas y comunidad es vital para iniciar, pero la actuación de consumidores, trabajadores, productores, e inversionistas es clave para consolidar el acceso de la mayoría a los beneficios del sistema financiero.


* @zerpasad






Contenido Relacionado