Inicio

Opinión



Asia y las bolsas de plástico por Sadcidi Zerpa de Hurtado

Diario Frontera, Frontera Digital,  Sadcidi Zerpa de Hurtado, Opinión, ,Asia y las bolsas de plástico por Sadcidi Zerpa de Hurtado
Sadcidi Zerpa de Hurtado


Los desechos plásticos, expresados en platos, vasos, botellas o bolsas, están causando estragos en entornos naturales y humanos, obstruyendo los sistemas de drenaje, contaminando ríos, lagos y océanos, e incrementando las inundaciones. Situación que ha provocado una ola de prohibiciones al uso de estos productos, que, junto al compromiso de actores privados de la economía, se constituye en un primer paso para atender esta problemática medioambiental.

Prohibir el uso de bolsas de plástico, incentivar a los comerciantes para que se comprometan con establecer zonas libres de plástico en sus establecimientos, o promover el consumo de productos sin envolver, son iniciativas que en ese orden se han implementado en Inglaterra, Nueva Zelanda, Holanda, así como en muchos otros países del mundo. Como instrumentos de política medioambiental estas acciones han tenido los siguientes resultados: a) reducción del número de bolsas plásticas vendidas por las empresas dedicadas a dicha actividad, b) aparición de mercado negro para el contrabando ilegal de bolsas, y c) cambios de la gama de productos plásticos hacia bienes reutilizables. Estos efectos mixtos condicionan, por un lado, la actividad productiva de un sector donde se generan miles de empleos y, por el otro, obliga a inversiones en innovación y desarrollo que faciliten nuevos y mejores productos derivados del plástico.

En Asia, la acción pública en este sentido se ha concentrado en el cumplimiento de las enmiendas dirigidas al manejo de los desechos plásticos realizadas, en 2019, al Convenio de Basilea. Al respecto, los conceptos responsabilidad extendida del productor y economía circular se han utilizado en el diseño de políticas locales, condicionadas, en la mayoría de los países del sudeste asiático por la incompatibilidad de los sistemas existentes, la durabilidad y efectividad de las medidas previamente implementadas, la existencia de vacíos regulatorios y la escasa voluntad política.

Así, se han implementado medidas que incluyen la liberalización del comercio con el propósito de reciclar desechos y convertirlos en insumos de producción, elaboración de bases de datos de contabilidad de flujo de materiales a nivel regional y global, así como una adopción más amplia de normas y estándares de producción mediante la activa participación de las asociaciones de industriales. En este orden, las autoridades de Singapur adoptaron protocolos más estrictos acerca del movimiento transfronterizo de ciertos tipos de residuos plásticos; y en Indonesia anunciaron el compromiso de eliminar la contaminación de plástico para 2040, mediante el rediseño de productos, una mayor cobertura de la recolección de desechos y amplia capacidad de procesamiento de desperdicios.

A pesar de esto, los hogares en las ciudades de mayor ingreso de Asia tardan en adoptar las nuevas reglas de reciclaje, las economías más grandes de la región siguen siendo los mayores consumidores de bolsas plásticas, se consolida la asignación de recursos públicos para atender problemas asociados con actividades económicas generadoras de contaminación y creadoras de puestos de trabajo, y se avanza en la prohibición de los esquemas de importación de residuos, los ejemplos más recientes son Tailandia, Filipinas, Malasia y China.

Muchos ciudadanos en estos países tienen claro la necesidad de conservar el medioambiente, pero, más allá de claras prohibiciones al uso de bolsas plásticas, es necesario avanzar hacia la construcción de una conciencia colectiva desde el respeto al deber individual para sumar en la conservación del planeta.

* @zerpasad





Contenido Relacionado