Inicio

Sucesos



También hubo tensión en Boca de Grita

Diario Frontera, Frontera Digital,  LOS RASTROJOS, Sucesos, ,También hubo tensión en Boca de Grita
LOS RASTROJOS


Durante el desarrollo de la Operación “Escudo Bolivariano” se logró desmantelar una armería, una farmacia y una enfermería, donde se atendía a paramilitares de “Los  Rastrojos” heridos en Colombia y la retención de 20 vehículos, municiones, explosivos y otros objetos, que fueron entregados como evidencia a la Fiscalía Militar del estado Táchira

La manera como fueron desarrolladas las operaciones tácticas, utilizando el factor sorpresa, permitió obtener resultados altamente positivos, agregó el informante

La Operación «Escudo Bolivariano 2020», desarrollada el pasado sábado en la fronteriza población de Boca de Grita, municipio García de Hevia, del estado Táchira, luego que miembros de grupos irregulares, generadores de violencia, hostigaran con armas de fuego la sede de la 2da Compañía del Destacamento 213 de la Guardia Nacional Bolivariana, constó de siete objetivos, que fueron cumplidos a cabalidad, alcanzando las metas previstas.

La información suministrada por voceros del Protectorado del estado Táchira, que comanda el comisario general Freddy Bernal, da cuenta sobre la movilización que se inicia una vez que un efectivo militar resulta herido en el ataque al puesto militar y que permite el desmantelamiento de una célula del grupo paramilitar conocido como “Los Rastrojos”,  así como la destrucción de un depósito clandestino de combustible, una armería y la ocupación de otros espacios frecuentados por irregulares, entre los cuales se encuentra una posada, que al parecer utilizaban para alojarse.

Objetivos cumplidos

Dijo el informante que los objetivos previstos fueron cumplidos en su totalidad y para ello se procedió al despliegue de 575 hombres de diversos organismos de seguridad, entre ellos efectivos de la 25ª Brigada de Infantería, Comando de Zona No.21 de la Guardia Nacional Bolivariana,  Cicpc y grupo Faes, de la Policía Nacional Bolivariana, cuya misión fue la de realizar el cierre y contención a las entrada y salidas de la población de Boca de Grita, búsqueda y localización de los objetivos establecidos, que ya habían sido definidos mediante labores de inteligencia y contrainteligencia militar.

El primero de los objetivos estaba destinado a la ocupación del Hotel La Unión, supuestamente utilizado como alojamiento por paramilitares. Segundo objetivo: Depósito clandestino de combustible. Tercero: Taller de reparación de armas. Cuarto: inmueble de resguardo a vehículos de la banda paramilitar “Los Rastrojos”. Quinto: Local para el resguardo de insumos médicos y medicamentos utilizados por “Los Rastrojos”. Sexto: Ubicación de alias Brayan, cabecilla de “Los Rastrojos”, encargado de la distribución de las drogas; y séptimo: Ubicación de enfermería de la banda “Los Rastrojos”, donde se atendía a “paracos” heridos en territorio colombiano.

Resultados positivos

La manera como fueron desarrolladas las operaciones tácticas, utilizando el factor sorpresa, permitió obtener resultados altamente positivos, agregó el informante, puesto que se pudo desmantelar cinco depósitos clandestinos de combustible, utilizados para el contrabando de extracción de gasolina al vecino país y la destrucción de 22.200 litros. También el desmantelamiento de un depósito de insumos médicos de la banda “Los Rastrojos”, destinado a prestar asistencia a sus miembros; ocupación de una vivienda utilizada como enfermería improvisada para atender paramilitares colombianos heridos. Revisión e inspección del Hotel “La Unión”, el cual supuestamente era utilizado para el alojamiento y resguardo de irregulares.

De igual manera, se procedió a la inspección  e inutilización de un taller de armería;  que era utilizado para ajustar, mantener y repotenciar el armamento empleado por células vinculadas al paramilitarismo colombiano, y se procedió a la retención de una mira PK-A de fusil; eslabones de ametralladora; medicinas varias, cohetones, 1.056 cartuchos de diferentes calibres; dos equipos móviles de telefonía celular; prendas militares del Ejército colombiano; documentos  de identidad, vainas de munición de diferentes calibres, explosivos; cables iniciadores, así como la retención de tres toneladas de alimentos de diferentes rubros y veinte vehículos utilizados por las bandas paramilitares.

Catorce supuestos paramilitares detenidos

La operación, que se desarrolló por varias horas, también permitió el arresto de catorce ciudadanos, de los cuales se dice forman parte de grupos generadores de violencia que operaban en la referida zona limítrofe con el vecino país.

Fueron identificados como:  Y. Y. Polanco García, R. Fonseca Vanegas, A. D. Guillén Herrera,

M. Pérez Milano, J. J. Vásquez Rodríguez, J.G. Cárdenas, J. Pérez Flores, E.A. Castillo Quintero,

M. W. González Suárez, N.E. González Suárez (femenina), F.J. Ortiz Zambrano, F. Morales (femenina), J.J. Gómez Espín y C.A. Martínez Hernández.

Todos ellos, junto a la evidencia retenida, quedaron a órdenes de la Fiscalía Militar del estado Táchira, en tanto que las operaciones continúan, con acciones de patrullaje, escudriñamiento y labores de inteligencia, para detectar y actuar contra otras actividades generadas por los grupos paramilitares, a los cuales se les atribuyen una gran cantidad de delitos en la zona norte del estado Táchira, entre los cuales se encuentran extorsiones, homicidios, contrabando y tráfico de drogas.

Armando Hernández / LA NACIÓN








Contenido Relacionado