Inicio

Opinión



Lecciones del coronavirus por Sadcidi Zerpa de Hurtado

Diario Frontera, Frontera Digital,  Sadcidi Zerpa de Hurtado, Opinión, ,Lecciones del coronavirus por Sadcidi Zerpa de Hurtado
Sadcidi Zerpa de Hurtado


Ante la gravedad de la crisis del coronavirus (Covid-19) y la manera como está afectando la dinámica política, económica y social de los países de Asia, y desde esta semana a las naciones de América Latina, resulta pertinente reflexionar sobre el tema. El Covid-19 que hasta ahora afecta a más de 82 mil personas en 48 países, es una enfermedad que sorprende por la rapidez como se extiende, por no tener cura conocida y por el impacto que está teniendo a nivel mundial. Aunque las naciones alrededor del mundo han tomado medidas para contener la propagación del virus, algunas a costa de impedir la conectividad entre regiones, aislando a poblaciones enteras, o paralizando las actividades productivas, nada detiene su expansión, elevando los niveles de alerta de las sociedades donde hasta este momento no se ha reportado la presencia de pacientes con la enfermedad.

Esta situación que ocurre en medio de una mayor interdependencia entre países exige, como plantea la Organización Mundial de la Salud (OMS), de la acción conjunta de gobiernos y personas comprometidas por resguardar su salud y mejorar su calidad de vida. En este sentido, se requiere: a) que los gobiernos implementen medidas de vigilancia, para detectar a tiempo a las personas infectadas y compilar información acerca del estado de la población que representan; b) que cada país tenga su propia política para contener el brote, pero sin caer en prohibiciones comerciales o de viaje que restringa totalmente la movilidad de los ciudadanos y afecte el intercambio de información; y c) que las personas estén informadas acerca de la enfermedad, para impulsar el uso de medidas sanitarias que minimicen la expansión del virus y evitar la infodemia.

La infodemia es una nueva enfermedad resultado del uso desmedido de las tecnologías de información y comunicación para difundir información falsa. Según la OMS es la sobreabundancia de información falsa y su rápida propagación entre las personas. Es decir, vivir en un caos informativo como consecuencia de noticias e informaciones falsas que se difunden mediante otras personas, redes sociales y medios de comunicación. En la actualidad, dentro del reto que representa detener el Covid-19, la infodemia es perjudicial porque afecta la salud pública, genera xenofobia, y conlleva al uso ineficiente de recursos.

Planteada de esta manera, la coyuntura que vive el mundo producto del coronavirus deja como lección para los países y las regiones: 1) la necesidad de sistemas de salud sólidos, capaces de responder a crisis de esta naturaleza, de generar confianza entre la población y de facilitar la comunicación y el intercambio de información confiable; 2) la baja efectividad de las prohibiciones a la movilidad de personas, tanto por razones de negocios, turismo o comercio, debido a que no evitan la propagación de una enfermedad como el Covid-19, perjudican de manera desproporcionada a la población y aumentan la incertidumbre acerca de la respuesta oficial y sus resultados; y 3) la necesidad de sistemas de salud equitativos y el incremento de las inversiones en unidades de respuesta rápida, vacunas y laboratorios, que permitan la mayor y mejor atención de la población.

Nuevas y mayores inversiones en sistemas de salud deben mejorar la capacidad de detectar, comunicar y contener la propagación de los nuevos virus. Este uso de los recursos destinados a la salud debe verse como la vía correcta para garantizar el logro de la meta 3 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas: “garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades”.

* @zerpasad





Contenido Relacionado