Inicio

Opinión



La Universidad Siempre

Volveremos a la universidad elite y de primer mundo por Carlos Guillermo Cárdenas D.

Diario Frontera, Frontera Digital,  Carlos Guillermo Cárdenas D., Opinión, ,Volveremos a la universidad elite y de primer mundo por Carlos Guillermo Cárdenas D.
Carlos Guillermo Cárdenas



Con estas palabras el dirigente estudiantil se expresó con motivo del proceso eleccionario de la nueva representación estudiantil, que culminó con el acto en el Aula Magna el pasado 28 de febrero.


En mis años al servicio a la academia de la institución, no recuerdo haber escuchado de un dirigente estudiantil universitario una expresión de esa naturaleza. “Volver a la universidad elite y de primer mundo” puede tener distintas connotaciones, dependiendo del ángulo que se enfoque.


El profesor y maestro de la cardiología venezolana doctor Abdel Mario Fuenmayor Peley solía decir que el único privilegio que se justifica en el mundo actual es el talento, y que es una tarea del estado y de la universidad captar esos talentos que están dispersos en la sociedad, para ofrecerles una óptima formación escolar y académica. Por añadidura, podría también afirmarse que esa obligación también es para toda la juventud que crece. “Moral y luces son nuestras primeras necesidades” expresó el Libertador Simón Bolívar.


“Volver a una universidad del primer mundo” es una aspiración loable por nosotros los universitarios ulandinos. Pero y aquí viene otra acotación, realmente nunca fuimos una universidad de primer mundo. Fuimos y no sé si seguimos siendo una universidad importante en el contexto latinoamericano. El deterioro a que han sido sometidas las universidades venezolanas ha sido de tal magnitud, que en estos tiempos, es más la deserción y el ausentismo lo que observamos en los ambientes universitarios. La ULA adquirió un prestigio reconocido por el país nacional y más allá de nuestras fronteras. El egresado de la ULA tenía el sello de la excelencia en la formación académica. Confieso con tristeza que ya no se le considera en esos términos, aunque puedo afirmar, que los egresados como médicos son aceptados con preferencia en hospitales vecinos latinoamericanos. También otros profesionales de distintas carreras, son reconocidos, fundamentalmente,   egresados con distinciones.


En nuestra universidad, los nichos de excelencia en el campo de la investigación alcanzaron una consolidación y productividad con impacto social de importancia y transcendencia. Esta situación de privilegio se vino a menos desde que comenzó la caída lenta y progresiva de la productividad científica de nuestros grupos de investigación, consecuencia de las desacertadas políticas públicas en la educación superior. Sólo muy contados sobreviven a la diáspora de investigadores, profesores y estudiantes.


Sí estamos de acuerdo con la expresión del dirigente estudiantil Carlos “Pancho” Ramírez del Movimiento 13 de Marzo. Sí estamos de acuerdo con una universidad elite en talentos y saberes, que le tienda la mano a la juventud venezolana para que todos por igual tengan oportunidad de entrar por la puerta grande,  con criterios de permanencia en rendimiento y aprovechamiento. Los países más desarrollados del mundo tienen las mejores universidades, medidas en términos de productividad científica y académica: EEUU, Inglaterra, Alemania, Francia, Italia, Canadá y Japón. La China emergente como la segunda economía mundial cuenta con universidades de prestigio.


Alcanzaremos esa noble aspiración de universidad elite y de primer mundo. Llevará tiempo y mucho esfuerzo y disciplina, pero lo lograremos.


29 FEB 2020/cgc






Contenido Relacionado