Inicio

Opinión



CORONAVIRUS, MIEDO, RIESGO E INCERTITUD por Isaías Márquez

Diario Frontera, Frontera Digital,  Isaías Márquez, Opinión, ,CORONAVIRUS, MIEDO, RIESGO E INCERTITUD por Isaías Márquez
ISAÍAS MÁRQUEZ


El miedo a lo desconocido es análogo a lo que en economía denominamos “incertidumbre”. Pero, no es así porque un supuesto básico de la teoría económica (salvo en la economía conductual) establece que las personas actuamos de acuerdo con nuestro razonamiento y no sobre la base de nuestros miedos, lo cual implica que aunque no sepamos con exactitud cuál de los escenarios posibles nos tocará afrontar, intentamos  asignar a cada contigencia o evento un cierto grado de probabilidad que los economistas buscan, usualmente, cuantificar. Por ejemplo, cuando jugamos bingo, increíblemente simple y divertido, participamos en un juego de  envite y azar mediante una tarjeta que contiene varios múmeros impresos contenidos en un bombo con un determinado número de bolas en su interior. Los jugadores participsmos con dichas tarjetas con cifras aleatorias escritas en ellas, dentro del rango correspondiente. Un anunciador va sacando cada bola, indicando los números en voz alta. Las cifras anunciadas y si sus tarjetas contienen el patrón ganador anunciados al azar por el sorteador o mediante programa informático de bingo, cuando jugamos en línea. Si alguien completa los patrones ganadores del bingo, el juego termina.


Aunque de lo que acabamos d hablar es sobre el riesgo, no de la incertidumbre. O, por lo menos, no de la “incertidumbre radical”; es decir, escenarios que serían muy difíciles particularmente. Pero, no imposibles de cuantificar. Entonces, ¿Cómo actuaríamos, racionalmente, cuando no podemos asignar siquiera una probabilidad de ocurrencia ante un escenario determinado?


Quizá podría tener mejor sentido prevenirse para un escenario posible mucho peor, siempre y cuando no resulte muy oneroso, como por ejemplo: disponer de un inventario cuamtioso de bienes esenciales  en previsión de un escenario dantesco a causa de la COVID-19. El problema básico sería, entonces, qué podríamos hacer ante algo tan análogo a un pánico bancario por la activación de compras nerviosas y/o compulsivas; aunque la decisión sea racional, si actuamos por igual, podríams llegar a una situación mucho peor aún. Las pandemias generan cuadros de ansiedad producto de la incertidumbre. Bajo tales condiciones, las personas intentarían recuperar una sensación de control mediante compra de bienes que, realmente, no necesitan.


 






Contenido Relacionado