Inicio

Opinión



HAMBRUNA A LA VISTA! por Isaías S. Márquez Díaz

Diario Frontera, Frontera Digital,  Isaías S. Márquez Díaz, Opinión, ,HAMBRUNA A LA VISTA! por Isaías S. Márquez Díaz
Isaías S. Márquez Díaz



No precisamente a causa de pandemia por el coronaviris de la COVID-19, sino por la endemia de la desconsideración productores de diversas regiones de Venezuela, debido a la inexistencia y/o escasez de gasolina, bien a manos de gente inescrupulosa promotra de  los  “mercados negros”, flagelo que brota y se extiende en momentos de crisis  tal y como ocurre ahora mismo a escala nacional, bajo la mirada impasible e inconfesa de las autoridades, como por ejemplo, el caso del estado Mérida, entidad donde los  productores  agrícolas se hallan en crisis pr falta de combustible, viéndose obligadas a lanzar a la carretera del páramo merideño gran cantidad de hortalizas como acción de protesta por la falta de combustible  para trasladarlas hacia los centros de distribución, como si la cuarentena tuviesen que observarla, además, los organismos de digestión, hechos por la naturaleza para metabolizar alimentos; principalmente, de origen vegetal (fitofagia).


Trátase de una situación que también  cubre al circuito lácteo, y les arroja pérdidas millonarias por semana de cuarentena, sin atisbo de indemnización alguna que el gobierno, jactancioso y cacareador, por lo poco que hace, debería considerar sin alardes de magnificencia ya que son muchas las familas que dependen de tales trabajos para su bienestar y continuar con sus labores agropecuarias, de relevancia en la seguridad y/o soberanía agroalimentaria del país y evitar la agricultura de muelles, que tanto perjudica a nuestros hombres del campo, cada vez más deprimidos por falta de estímulos e insumos para la producción de relevancia para incremento de nuestro PIB y competir dentro de la región, tan deteriorado por los desaciertos y dependencia de la renta petrolera,  ficticia y efímera por lo mal aprovechada durante el boom petrolero.


 


Razón por la cual nos encontramos ante el umbral de una hambruna perniciosa (escasez generalizada de alimentos, según RAE) que conlleva precio elevado de los mismos (carestía).






Contenido Relacionado