Inicio

Opinión



Parvulario

Buenas y malas juntas por ALIRIO PÉREZ LO PRESTI

Diario Frontera, Frontera Digital,  ALIRIO PÉREZ LO PRESTI, Opinión, ,Buenas y malas juntas por ALIRIO PÉREZ LO PRESTI
ALIRIO PÉREZ LO PRESTI


Twitter: @perezlopresti

En los comienzos de los años noventa del siglo pasado, conocí a un profesor universitario con un excelso currículum académico, a quien lo carcomía el odio y el resentimiento. Era muy culto y tuvo la deferencia de prestarme su biblioteca personal durante mucho tiempo. De esa biblioteca pude obtener acceso a los más variados y difíciles libros de conseguir, por lo que le quedé agradecido. Lo respeté como suelo respetar a tantas personas, pero particularmente me compadecí de sus creencias ideológicas y/o políticas, porque en su discurso de la cotidianidad apostaba por que en nuestro país la tiranía llegase al poder. En realidad era bastante extravagante cuando los escuchaba hablar, pues básicamente su ideal se basaba en invocar a un tirano para “salvar” la República. No podía sino compadecerme de tan extraña manera de pensar. Era muy joven en ese tiempo.

Devorador de libros de historia y literatura, era uno de los lectores más prolijos que conocía en ese tiempo como también era emocionalmente inestable, con una gran tendencia a la suspicacia y a pensar de manera dicotómica, en buenos y malos. Los que no están conmigo están contra mí y cualquier clase de lugares comunes ocupaban sus pensamientos rumiantes a la par de desafiantes. Nunca la agarró conmigo y hasta el día de hoy desconozco las razones. Supongo que en su infinita desconfianza hacia cuanto lo circundaba, mi tendencia a ser directo y claro le daba la seguridad de que era amigo de alguien que le proporcionaba la certeza de saber lo que pensaba. Cuando me preguntaba qué opinaba sobre sus ideas, no vacilaba en señalarle que no las compartía. Tal vez por eso me respetaba.

La transformación y el poder: La imagen que daba el profesor, independientemente de su extraña manera de pensar, era que se trataba de alguien solidario, preocupado por el prójimo y por las vicisitudes que generan las circunstancias en las cuales las personas debemos vivir y sobrevivir. Se mostraba contrariado ante las injusticias propias de la vida en sociedad. Lo cierto es que la dinámica consustancial a la historia nacional hizo que de la noche a la mañana adquiriese poder y dominio de espacios, así como la posibilidad de tomar decisiones importantes que le cambiaban la vida a la gente. El ejemplar de Los endemoniados de Dostoievski era de su biblioteca, por lo que pude ver retratado en el libro que me prestó, la transformación de una persona cercana, quién pese a sus imperfecciones e ideas descabelladas, se fue transformando literalmente en una ser malvado y cruel en la práctica vivencial diaria.







Contenido Relacionado