Inicio

Opinión



La Universidad Siempre

Repensar la vida por Carlos Guillermo Cárdenas D

Diario Frontera, Frontera Digital,  CARLOS GUILLERMO CÁRDENAS, Opinión, ,Repensar la vida por Carlos Guillermo Cárdenas D
CARLOS GUILLERMO CÁRDENAS



Prematuro es aún el balance de la Pandemia de estos tiempos. Las medidas dispuestas por indicaciones de Organismos Internacionales y regionales de salud, en general han sido acatadas por el común.


Medidas que incluyen cuarentena total con limitación para la circulación,  el toque de queda en Nueva Esparta según información reciente, están cambiando y cambiaran radicalmente la vida de los ciudadanos.


Nuestro espacio de confinamiento a reducidos metros, con restricción de televisión, internet, gas, agua y electricidad, tendrán impacto en la esfera psicoemocional de las personas de  impredecibles proporciones.


Una lección ejemplar derivada para el común de los pobladores de las topografías nacionales más diversas, desde el campesino alejado en la montaña que cultiva productos para la mesa de los venezolanos, las amas de casa que sufren el impacto de medidas nunca vistas, hasta el profesional y profesor universitario que acepta, no sumisamente, las restricciones para movilizarse y cumplir con las funciones de docente e investigador.


La vida cambió con giro total. La condición de profesor universitario no es comparable ni remotamente con las bondades de otrora políticas públicas en la educación y la salud. 


Preguntas bullen de nuestras mentes. ¿Podrá el planeta soportar el crecimiento poblacional que ha tenido en los últimos 50 años?. ¿Dispondremos de suficientes recursos para alimentar a nueve mil millones de almas que habitan el planeta Tierra?. ¿Será posible mantener la inmensa brecha que separa los países del primer mundo con países cuyos pobladores sufren del rigor inclemente de la escasez alimentaria?.  ¿Será necesario limitar el crecimiento poblacional en aquellas regiones donde no existe lo más básico para una alimentación equilibrada?. Estos y muchos otros aspectos deberán abordar los expertos demógrafos, epidemiólogos, sanitaristas, sociólogos e investigadores del mundo científico.


Los valores que dominaron el mundo actual, muchos desvirtuados con la incorporación  masiva de gentes sin la suficiente preparación para asumir responsabilidades de alto nivel, han tenido impacto negativo en el desempeño  y eficiencia.


Noticia alarmante por su magnitud es la depreciación de barril de petróleo a – 37 dólares. Los países productores y exportadores tendrán que pagar a los importadores para que compren petróleo.  Algo así como inversión de la carga.


El mundo cambiará y evolucionará en términos no avizorados en magnitud y complejidad.  ¿Qué impacto tendrá en la juventud adolescente y el profesional de reciente incorporación al mercado laboral?. ¿Qué capacidad de recuperabilidad tendrán las empresas medianas y pequeñas para afrontar los retos al salir de la crisis del corona-virus?.  ¿Qué fortaleza dispondrán para normalizar los programas de estudio de los centros educativos tanto universitario como educación secundaria, primaria y pre escolar?.  Todo es inédito, sólo comparable a las grandes hecatombes que han diezmado a la humanidad en su historia.


La esperanza está que ese cambio permita la reflexión sana y positiva para fortalecer los principios esenciales de convivencia humana y fraterna. Estamos frente a la oportunidad sin paragón en la historia de la humanidad para el cambio en nuestras vidas. Para reepensar nuestra vida. Y ese cambio debe comenzar hoy, no mañana. Mañana es la palabra piadosa que se le da a la voluntades moribundas.


Mérida, 20 de abril de 2020






Contenido Relacionado