Inicio

Opinión



Geopolítica, 5G y la nueva tecnología por Sadcidi Zerpa de Hurtado

Diario Frontera, Frontera Digital,  Sadcidi Zerpa de Hurtado, Opinión, ,Geopolítica, 5G y la nueva tecnología por Sadcidi Zerpa de Hurtado
Sadcidi Zerpa de Hurtado



Para muchos países la tecnología 5G promete una oportunidad de avanzar en el ámbito tecnológico que respaldará la Cuarta Revolución Industrial (CRI). Pero para las grandes potencias la innovación 5G es un campo de batalla emergente por el dominio tecnológico, económico y militar del mundo. A pesar de que es el motivo económico la principal justificación para el desarrollo de la CRI con base en la conectividad y en el flujo de datos, las disputas políticas y los conflictos diplomáticos que encierra el desarrollo y consolidación de la nueva tecnología agrega una preocupación a las autoridades de los países del mundo: elegir el socio adecuado.


Este escenario de conflictos geopolíticos que la nueva tecnología conlleva se refleja en las múltiples advertencias del gobierno estadounidense contra la integración de la tecnología 5G de empresas chinas en las redes de información y comunicación, tanto de Estados Unidos como de sus países aliados, debido principalmente a los riesgos de ciberseguridad y espionaje. Mientras que la Unión Europea insiste en defender el principio de neutralidad tecnológica, el cual consiste en dar libertad a cada país para elegir la tecnología que mejor se ajuste a sus necesidades.


A pesar de este escenario, los costos siguen siendo el factor clave al momento de decidir el proveedor de tecnología. Las opciones 5G de Huawei son generalmente más baratas para los países en comparación con Nokia, Ericsson y Samsung. En particular por que ofrecen construir la red 5G sobre las redes 3G y 4G existentes, así como el compromiso para la construcción de plantas de fabricación 5G y centros de capacitación.


En este escenario, la competencia por el mercado será motivo de mayores tensiones geopolíticas. Por ende, la atención de todos los países del mundo debe estar en no ser víctima de la gran competencia por el poder de la nueva generación de tecnologías, y evitar que los esfuerzos locales se desvíen del desarrollo digital de sus economías.


Las tensiones geopolíticas no deben obligar a los países a elegir bandos, debido a que cada proveedor de tecnología 5G tiene su propio nivel de desarrollo. En este orden, aprovechar la CRI respaldándose en la red 5G exige tanto de hardware como de software. Si bien Huawei tiene su principal punto de apoyo en el primer ámbito, las empresas europeas, surcoreanas y japonesas aún tienen gran ventaja en el segundo ámbito, que puede hacerse más prominente con la transición hacia la virtualidad.


Así, para aprovechar las ventajas de la floreciente economía digital, los países deben actuar con neutralidad. Esto implica abordar los riesgos de ciberseguridad, promover los intereses nacionales desde la innovación y el desarrollo tecnológico, y contribuir en el desarrollo de un marco regulatorio que facilite reglas claras para obtener los máximos beneficios del comercio electrónico. De esta manera, se estará en capacidad de entrar con fuerza en la era de la digitalización mientras se abordar la disputa geopolítica que plantea la tecnología 5G.


*@zerpasad






Contenido Relacionado