Inicio

Opinión



La Universidad Siempre

José María Vargas, médico civilista por Carlos Guillermo Cárdenas D.

Diario Frontera, Frontera Digital,  CARLOS GUILLERMO CÁRDENAS, Opinión, ,José María Vargas, médico civilista por Carlos Guillermo Cárdenas D.
CARLOS GUILLERMO CÁRDENAS



La vida de José María Vargas (1786-1854) como médico, cirujano, científico, catedrático, escritor, político, prócer civilista, rector de la Universidad de Caracas y presidente de Venezuela, representó el heroísmo polifacético de entrega a la república. Graduado de licenciado y doctor en medicina en la Universidad Real y Pontificia de Caracas (así llamada para la época) en el año de 1808, se trasladó a Cumaná para ejercer la medicina hasta 1812. En el terremoto del 26 de marzo de 1812 se encontraba en La Guaira prestando sus servicios médicos en su ciudad natal (La Guaira), además de la Municipalidad guaireña. Acusado de participar en los prolegómenos independentistas fue encarcelado hasta principios de 1813. Se embarcó para Europa a finales de ese año para seguir estudios de anatomía, cirugía, química, botánica, dentistería en Edimburgo. En Londres fue admitido en el Real Colegio de Cirujanos.


Regresa a América (1818) para establecerse unos años en la Isla de Puerto Rico, donde se vincula con las ciencias, escribe varios artículos científicos.


De vuelta a Caracas (1825) es recibido como catedrático de anatomía humana de la Universidad de Caracas. Nombrado rector (1827) de la Universidad, participa activamente en la reorganización de la institución que contó en el decidido apoyo del general Simón Bolívar. Bajo su rectorado, se abrieron cátedras en distintas áreas del conocimiento; se reorganizaron facultades; se reparó la planta física de la universidad, muy deteriorada después del terremoto; se actualizó la biblioteca y se llevaron adelante otras acciones que modernizaron a la institución.


Se puede considerar como fundador de la Sociedad Médica de Caracas (1827) con lo que se impulsó el intercambio científico en el área médica. Al concluir el periodo rectoral, se dedica a la enseñanza y funda la Cátedra de Cirugía. La actividad científica la combinó con la participación política en el Congreso Constituyente de 1830. Salva el voto cuando se ataca al Libertador.


De una obra científica extraordinaria, sus conocimientos son tan sólidos y precisos, que goza de fama de hombre de carácter recio, con profundos conocimientos además de la medicina, en las humanidades y en la técnica.


Con el prestigio que gozaba Vargas en la comunidad caraqueña, su nombre es seleccionado como candidato a presidente de la República naciente (1834). Vargas representó un sentimiento civil, tal vez antimilitarista que prevalecía, pues aún estaban activos, militares jóvenes que habían participado en la guerra por la independencia. Al imponerse la figura de Vargas, le imprimió a su gestión presidencial, un criterio ajustado a las leyes y reglamentos existentes. El 6 de febrero de 1835 toma posesión del cargo ante el Congreso de la República. Unos meses más tarde, aún no había completado el año como presidente, estalló la llamada “Revolución de las Reformas”, que lo depuso y fue exilado para la Isla de Saint Thomas. El general Páez asume el poder y repone en el cargo presidencial al doctor Vargas. Permanece en el cargo hasta abril de 1836, cuando renuncia irrevocablemente al cargo.


Después de la corta experiencia en el cargo como presidente, el resto de su vida se dedica a enseñar e investigar. Continúa dictando las cátedras de anatomía humana y cirugía, esta última fundada por él.


Por encargo expreso del General José Antonio Páez, preside la comisión para repatriar los restos del Libertador, misión que se cumple en diciembre de 1842, cuando los restos del Padre de la Patria fueron inhumados en la Catedral de Caracas.


Viaja a los EEUU en el año de 1853, fija su residencia en Filadelfia y luego en Nueva York, donde fallece el 10 de marzo de 1886. Once años más tarde (1877), sus cenizas fueron repatriadas y reposan en el Panteón Nacional, templo donde se le guarda culto y respeto a los héroes de la independencia.






Contenido Relacionado