Inicio

Opinión



Amigos

Olores y sabores por Jim Morante

Diario Frontera, Frontera Digital,  jim morante, Opinión, ,Olores y sabores por Jim Morante
JIM MORANTES


En el municipio Campo Elías del estado Mérida, se ha hecho común hacer y
comercializar la tradicional panela, para darle continuidad a la historia de la caña
de azúcar, circunscrita a la siembra, mantenimiento, corte, recolección, selección
y elaboración, aquí nos trasladamos a la bodega de Valentín y su esposa
(mediados del siglo XX), ubicada en la entrada de Ejido, específicamente en la
calle La Vega (diagonal a Arcosan), se mantiene la estructura intacta de una casa
vieja con zaguán, sostenido de columnas de madera color marrón, paredes de
bahareque pintadas de azul y techos de teja.

Tras la prematura partida de ambos, les correspondió a los hermanos
Balza Monzón continuar el recorrido del camino, el reto de mantener la unión
familiar, fue la tarea de Amable, conocido como el famoso Maye, para aquel
momento la casa paterna, tenía poco de estrenada y hoy en día continua sirviendo
de lugar de encuentro social para la numerosa familia Balza y sus allegados, con
el paso de los años fallecieron sus hermanos Alberto, Dora, Olinto y Luisa, siguen
vivos Elena, Rosa, Emilce (Mite) y Mary.

Después de haber relatado parte de su vida, Maye termina de tomarse el
café con papelón rallado, se despide de los presentes y camina hasta su casa
donde hay un enorme y frondoso roble de varios metros de altura, rodeado del
mirador al jardín, considerado por él el alma de la casa, allí conversa minutos,
refiriéndose cuando de niño corría por los potreros con la leche recién ordeñada.

También comenta sus anécdotas al buscar la panela recién hecha en el
trapiche envuelta con hojas de cambur, montar a caballo, se refiere a lo sabroso
que era bañarse en el rio y comer frutas de los árboles, sin ningún tipo de

preocupación, ni por contaminación ni por inseguridad, algo que en la actualidad
no se puede realizar.

En ese instante mira el cielo con alegría, de haber formado su hogar con su
esposa Elsa Moreno y haber engendrado 3 hijos, Mayury, Armando y Valentina,
todos profesionales, los dos primeros ingenieros y la tercera abogada, se dirige a
regar sus matas de albahaca, acompañado de sus hermosas perras Mía y Hanna,
fieles guardianes, no se mueven hasta que su amo termina la faena.

Hemos llegado al final de este espacio dedicado a la cotidianidad de un
hombre que en su carrera profesional ha logrado éxito hasta el punto de ser
ideólogo e inventor del puente estructural tipo ABAL, una solución de alta calidad
con inmensa reducción de material para los problemas de vialidad.

Espero continuar narrando escenarios de un mundo no tan lejano pero
distante a la vez, recordando que la identidad proviene de la formación familiar y
de la honestidad. Me despido de Amable y su familia, tomándome una rica agua
de panela con limón, bien fría para la ocasión. Vive de cerca la colorida ruta
anecdótica y de la realidad, sígueme en Twitter e Instagram @JIMMORANTES





Contenido Relacionado