Inicio

Opinión



2020 en la granja por Alirio Pérez Lo Presti

Diario Frontera, Frontera Digital,  Alirio Pérez Lo Presti, Opinión, ,2020 en la granja por Alirio Pérez Lo Presti
ALIRIO PÉREZ



@perezlopresti


 George Orwell es en realidad el seudónimo que usaba el escritor británico Eric Arthur Blair, nacido en Motihari, India en 1903 y fallecido en Londres, en enero de 1950. Alcanza la trascendencia por dos de sus novelas: Rebelión en la granja y 1984. ¿Por qué se sigue leyendo a Orwell en el 2020? Autodefinido como un socialista demócrata, en Rebelión en la granja hace una parodia sobre Stalin, la revolución rusa y su infinita degradación y corruptela. En 1984 plantea el horror totalitarista en un futuro cercano al tiempo en el cual lo escribió. Su inobjetable permanencia siempre me ha parecido que obedece a dos factores:


1.Estas dos obras, que bien pudieron haber sido ensayos, Orwell las elabora a través de la narrativa, dándole una dimensión atemporal y universal que puede ser leído por cualquiera en cualquier tiempo.  El convertirlo en novela, lo hace artístico, por consiguiente, más tendiente a ser descubierta por una mayor cantidad de personas. En lo personal, considero que Rebelión en la granja es incluso un texto de iniciación para la lectura de personas jóvenes con inquietudes intelectuales.


2.Es fácil encontrar elementos tanto tangibles como simbólicos con los cuales nos sentiremos identificados. La sensación de injusticia que se va tejiendo en Rebelión en la granja deja de ser ficción y alegoría para convertirse en dura realidad que inexorablemente está viva ante nuestros ojos. Con las retorcidas aproximaciones a lo político, no es difícil darse cuenta que los totalitarismos tal como se vivieron en el siglo XX, se perfeccionaron y lograron convencer a los politólogos para caracterizarlos de manera más amable. 


El escritor y la conciencia colectiva: Para muchas personas, cuando un escritor es reconocido y su obra se hace del dominio colectivo, se genera la idea de que este ser, instruido y con capacidad de expresar aquellas cosas que piensa y además de expresarlas de manera artística, genera la reputación de ser conocedor o tener la pericia para interpretar y plasmar aquello que lo circunda. No es raro que en las entrevistas que se les hacen a los escritores reconocidos, por ejemplo, se le tienda a preguntar de lo humano y lo divino, como si el escritor se convirtiese en un referente social de los alcances de la cultura universal y las posibilidades de desarrollar un entendimiento que no todos tienen. Al escritor reconocido se le suelen atribuir capacidades y de una u otra forma entra al imaginario colectivo como símbolo de sapiencia real e identificable. 






Contenido Relacionado