Inicio

Opinión



Abismo del silencio: Derechos humanos en Venezuela por Alix Navarro

Diario Frontera, Frontera Digital,  Alix Navarro, Opinión, ,Abismo del silencio: Derechos humanos en Venezuela por Alix Navarro
Alix Navarro


Los derechos humanos… materia pendiente en Venezuela. Internacionalmente se conoce que no existen para los ciudadanos venezolanos dentro de la estructura criminal del narco régimen, narco Estado o Estado criminal que dirige Nicolás Maduro en la actualidad. A los venezolanos se les está negada la dignidad humana y los conceptos básicos de bienestar social.


La mayor parte de la población vive sin luz, sin agua, sin gas, sin comida, sin medicinas, sin educación, sin servicios de salud funcionales, sin medios de comunicación independientes del Estado, sin transporte, sin buena conexión de internet, sin poder adquisitivo, sin estructuras institucionales que garanticen el Estado de derecho de los ciudadanos, pero… con la firme esperanza a un cambio.


La persecución política y el amedrentamiento son también un añadido más, al coctel macabro llamado crisis venezolana. En éstos días sentí indignación al ver un video de Napoleón Bravo sobre el caso del Dr. José Alberto Marulanda, médico encarcelado por el narco régimen simplemente por compartir un breve romance con una ex capitana de las fuerzas armadas venezolanas, que al parecer era contraria al régimen.


Este médico venezolano se encuentra secuestrado en la Cárcel de Ramo Verde, con la anuencia y complicidad de los funcionarios públicos implicados, sin un debido proceso, sin el respeto a ninguno de sus derechos fundamentales, sin libertad.


Me excuso como ciudadana del mundo, por la falta de atención ante los múltiples casos de presos políticos en Venezuela, no es desinterés, todos somos seres humanos y obviamente las injusticias nos tocan en lo más profundo de nuestra razón y corazón. Sin embargo, son tantos los casos que, lamentablemente caen en el abismo del silencio. Por suerte, son azotados de vez en cuando, por brisas de gritos que claman su libertad, llevándolos a flote para el recordatorio. Insto a que todos gritemos al unísono “Justicia, Libertad, Dignidad para Venezuela”. ¡Qué se rompan las cadenas del Dr. Marulanda y muchos más!


Hoy día, el mundo entero enaltece la labor de los profesionales de la salud, el Covid_19 nos ha enseñado lo valiosos que son, soldados incansables, capaces de dar su vida por salvar la de otros.  Mientras que en Venezuela se mantiene encarcelado a un médico traumatólogo, especialista en cirugía de mano inicente, vilmente torturado e intencionalmente lesionado para que nunca más pudiera operar ¡ruin! Actos propios de crónicas de régimen de delincuentes al estilo del castro comunismo o norcoreano. Estados criminales que constituyen una amenaza a nivel mundial, porque viven del crimen, la manipulación de masas a través del terror, la anulación de la identidad ciudadana y con la intención de replicar el modelo internacionalmente.


La comunidad internacional lo sabe, lo conoce. Entonces… ¿Quién va a cambiar las cosas?  Los cambios los vamos a generar tú, yo… todos unidos en un solo reclamo: DIGNIDAD HUMANA para los venezolanos y para todo aquel ciudadano en el mundo que la requiera, y la anhele con todo su ser.  Acabemos con el abismo del silencio, ciudadanos exijamos Dignidad en respeto a nuestra condición humana y derechos fundamentales.






Contenido Relacionado