Inicio

Opinión



Amigos

El mundo de Nelson Arrietti. por Jim Morantes

Diario Frontera, Frontera Digital,  JIM MORANTES, Opinión, ,El mundo de Nelson Arrietti. por Jim  Morantes
JIM MORANTES



Como ya saben estamos recordando los episodios históricos del ámbito artístico venezolano, especialmente aquellos vividos en la geografía andina, cuando era común la neblina espesa, el chocolate caliente, los churros azucarados,  la llovizna permanente, la venta de comida ambulante repleta de estudiantes en cada esquina, ya se ofrecían combos como ofertas (especialmente a lo largo del viaducto Campo Elías y por las Av., 3 y 4, competían a granel).


En los hogares nunca faltaba la abundancia de la comida y se cumplía a cabalidad “donde come uno comen dos y donde comen dos comen tres y hasta cuatro” sin problema alguno, adquirir vestido y calzado era tan común como salir de paseo.


La movida cultural en 1995, en realidad era muy movida, en una semana las presentaciones oscilaban entre 4 a 16 o incluso más y en un buen día, se podía asistir a 3 eventos (obras de teatros, conciertos, congresos, conversatorios, exposiciones artísticas…), es decir, la vida bohemia y cosmopolita, era muy versada entre copas de vino o tragos de whisky, de acuerdo a la categoría del evento, imposible obviar las noches típicas de Cormetur (serenatas, artesanía, muestra de la producción local y regional,  arepas de trigo, dulces típicos, calentaditos, vinos artesanales, salami, quesos criollos, etc).


Lo cual me traslada a las aventuras de un muchacho introvertido, creativo e impulsivo de nombre Jim que recién cumplía la mayoría de edad y tuvo la buena fortuna de ser enseñado por un cineasta de categoría internacional, el famoso Nelson Arrietti, cuya hoja de vida han conocido de forma progresiva en estas breves narraciones semanales, hoy corresponde continuar con esa secuencia bibliográfica:


Nelson, se gradúa en la Universidad de Karl Marx de Leipzig en la escuela superior de cine de Potsdam (Alemania) su tesis fue sobre Marx, posteriormente continuó viajando por el mundo y se dedicó a una fructífera carrera como cineasta, entre la filmografía tenemos más de 59 nacionales, entre otros destaca “Estallido”, “La universidad vota en contra” (fotografía y coguionista. La pueden observar en YouTube), “la ciudad que nos ve” (documentalista-1966), sin obviar las producciones internacionales, lamentablemente muchas de ellas ya perdidas en el olvido.  


Como dato curioso de esa larga travesía, entrevistó a Gadafi y a distintas personalidades internacionales, por cierto en estos días  comentaba con Gloria Marcano sobre donde quedarían esa cantidad de fotografías, reconocimientos y material audiovisual que Nelson guardaba con sus proezas nacionales e internacionales.  


En 1984 vive en la India, cuatro años más tarde (1988) recibe de parte del Congreso de la República de Venezuela el pasaporte de la Misión Cultural como representante del país y un año más tarde (1989), es acreditado por parte del Congreso Ecológico (ONG)  como Director General del Festival, pionero en el área ecocultural internacional.


En 1990, retorna a Venezuela y se va a Brasil en bicicleta, donde por cierto en el camino lo asaltaron y prefirió dejarse golpear fuertemente que entregar el dinero que guardaba en diversos lugares estratégicos, le quitaron la ropa pero conservó su dignidad y sentido del humor.


 El 19 de abril de 1992, el diario “El Globo”, se refirió a él de la siguiente manera:


 Ruedas Calientes; Salva la tierra sin soltar el pedal. Siete expedicionarios planifican un viaje desde Caracas hasta Rio de Janeiro donde participarán en la conferencia de la ONU sobre el ambiente que se realizará en junio. La travesía engloba un gesto de defensa del ambiente a lo largo de 7000Km de aventura… Ya Nelson Arrietti conoce el camino puesto que a finales del año pasado recorrió 1600 Km  Caracas- Boa Vista, como base de investigación logística. En su oficina del Voluntariado Nacional, Ministerio de Familia, considera la Exposición Ecociclística 92 un reto sin comparación en la historia contemporánea..”


Ese tipo de reseñas en prensa eran comunes para el poliglota y excelente bailarín,  el famoso Nelson, quien también impulsó el movimiento  Nueva Era Ecológica con su sede principal en la Azulita, municipio Andrés Bello del Estado Mérida, en sus hazañas destaca el trabajo de lombricultura efectuado en el barrio pueblo nuevo con el conocido Cheo el titiritero, posteriormente se mudó a la pedregosa media y por temporadas visitaba su finca de la Azulita, la mantenía para retiros espirituales, se consagró al budismo y continuó siendo un trotamundos hasta su desaparición física.


La extraordinaria vida de este venezolano, en el deporte, en el cine, recalco el primer venezolano que obtuvo premio internacional de cine en Damasco -Siria (1977), en lo ecológico, social, político, teatral, cultural y en lo académico, dejó profundas huellas; su libro de poesía fue traducido al inglés portugués y francés. Gran humano, ejemplo a seguir que descanses en paz querido amigo.  Nos vemos en la próxima parte de amigos y sígueme en Twitter  @JIMMORANTES






Contenido Relacionado