Inicio

Opinión



Instituciones y nuevas cadenas globales por Sadcidi Zerpa de Hurtado

Diario Frontera, Frontera Digital,  Sadcidi Zerpa de Hurtado, Opinión, ,Instituciones y nuevas cadenas globales por Sadcidi Zerpa de Hurtado
Sadcidi Zerpa de Hurtado



Una de las grandes preocupaciones que tiene hoy el mundo es cómo evolucionarán las actividades políticas, sociales y económicas luego de la pandemia. Y dentro del ámbito de la economía, además de la genuina preocupación acerca de la magnitud de los cambios que veremos en los niveles de ingreso de la población, el interés se encuentra en cómo evolucionarán las cadenas globales de valor (CGV).


De acuerdo con la teoría clásica del comercio internacional, la dirección y la magnitud de los flujos de productos son determinadas principalmente por las ventajas comparativas de los países. Estas ventajas comparativas dependen de la dotación de factores de producción, es decir, trabajo, capital (incluido el capital humano) y tierra (recursos naturales). La dinámica organizacional que integra las diferencias en las dotaciones factoriales de varios países, especialmente el capital, las tecnologías de las economías avanzadas y la mano de obra barata de los países en desarrollo, es lo que impulsa el desarrollo de las CGV.


Pero en un contexto como el que ha configurado el covid-19, todo parece indicar que además de los factores de producción tradicionales, la calidad de las instituciones nacionales puede convertirse en un determinante importante de la ventaja comparativa de un país, condicionando incluso su capacidad para participar en las CGV. En otras palabras, la pandemia puede acelerar un movimiento hacia cadenas de valor entre países con marcos institucionales similares. Reconocidas las diferencias en la dotación de factores, dos economías podrán obtener ganancias de su participación en CGV a medida que logra coincidir con economías con similar desarrollo institucional.


Por ejemplo, un país con un marco legal apropiado para proteger los derechos de propiedad intelectual tiene una ventaja en las industrias intensivas en conocimiento. De igual forma, las instituciones nacionales que apoyan las actividades económicas transparentes pueden ser fuentes complementarias de competitividad; incluyendo: reglas de competencia, licencias y principios claros de contratación pública, entre otras. Igual importancia tiene el aspecto institucional para el desarrollo y uso de la tecnología, es decir, los derechos de propiedad intelectual de las tecnologías digitales, la localización de datos y los flujos de datos transfronterizos.


En este sentido, las instituciones serán cada vez más importantes para las CGV. Por un lado, debido a que está disminuyendo la importancia del trabajo y demás factores productivos como determinantes de la ventaja comparativa de un país; como consecuencia de, entre otras cosas, la rápida automatización de la actividad productiva y el esfuerzo empresarial para avanzar hacia actividades productivas amigables con el ambiente. Y, por otro lado, la ocurrencia de un cambio en el entorno económico como consecuencia de las crecientes tensiones geopolíticas, particularmente impulsadas por la guerra comercial y el conflicto de seguridad entre Estados Unidos y China.


Además, las empresas se están volviendo muy susceptibles a diversas formas de intervención gubernamental, así como a los riesgos de paralización de actividades por rebrotes del covid-19 o por la aparición de nuevos virus. Es por ello que las instituciones sólidas pueden proporcionar previsibilidad para las operaciones internacionales de las empresas, servir como protección parcial contra intervenciones discrecionales de los gobiernos locales, y una opción viable para reducir los riesgos que enfrentan las empresas al participar en una CGV.


*@zerpasad






Contenido Relacionado