Inicio

Opinión



Covi-19 y Jackson Hole por Alberto José Hurtado Briceño

Diario Frontera, Frontera Digital,  Alberto José Hurtado Briceño, Opinión, ,Covi-19 y Jackson Hole por Alberto José Hurtado Briceño
Alberto José Hurtado Briceño



La época post pandemia es una realidad, el mundo desde los distintos escenarios de decisiones públicas y privadas, tanto nacionales como internacionales, así lo reconoce. Dos razones para ello son el aplanamiento de la curva del contagio y la obligatoriedad de responder a las necesidades humanas con el desarrollo de actividades económicas sustentables. Además, se reconocen como lecciones que la pandemia ha dejado: 1) el mundo ha cambiado porque los humanos hemos forzado cambios en la naturaleza, y 2) la actividad extractiva no permite convivir con la tierra, respetando su espacio y vida. De igual manera, esta crisis nos ha hecho conscientes de que la realidad global de interconexión, interdependencia, cooperación, colaboración y ayuda son necesarias porque no hay un suspiro dado en el río Yangtsé y Han en China, que no se sienta en la China Meridional, en toda la cordillera andina de América Latina, en el árido desierto del Sahara, en las montañas de Holanda, en las playas de Miami y las costas australianas.


Finalmente, la pandemia expuso la realidad de la globalización que obligó a repensar las tareas cotidianas, las relaciones humanas y el vínculo con el medio ambiente. Por tanto, cada espacio en el escenario económico de producción, consumo, ahorro e inversión, hacen urgente y necesario lo que en el mundo desarrollado ya era más que un ensayo, el uso de la tecnología en la vida diaria. Así, las tecnologías de la información se unieron con gran y definitiva fuerza a la dinámica normal de la cotidianidad.   


Dentro de esta nueva cotidianidad, el sector financiero ha sido uno de los más influenciados por las tecnologías, debido al uso de la tecnología financiera como nuevo mecanismo de intermediación, transacción y pago, así como por el desarrollo de monedas digitales. Todo lo cual ha representado un gran reto en el marco de la institucionalidad que cobija las acciones de política monetaria de los bancos centrales.


En este panorama, los entes emisores de los distintos países del mundo han optado por reunirse en un lugar que simula el hoyo de una gran muralla rocosa que protege a la institucionalidad de la política monetaria. La reunión anual realizada el pasado jueves 27 y viernes 28 de agosto de 2020, inicialmente planteada para realizarse en Jackson Hole, Estados Unidos, finalmente se realizó de manera virtual y arrojó las principales preocupaciones de los banqueros centrales en época de post pandemia. En ella también se abordó el impacto que la pandemia del covid-19 ha generado en las perspectivas a corto plazo de la economía mundial.


Dicha reunión fue dirigida por el presidente de la Reserva Federal el Sr. Jerome Powell, acompañado del gobernador del Banco de Inglaterra Andrew Bailey, y el economista irlandés Philip Lane, y los ejecutivos Fabio Panetta e Isabel Schanbel como representantes del Banco Central Europeo (BCE). Y durante dos jornadas se analizó la relación de los instrumentos tradicionales de política monetaria, los efectos de las tasas de interés, el contraste de las expectativas adaptativas de los hogares y las empresas en este momento de pandemia. Además, se expuso la ausencia de reconocimiento de la realidad post pandemia, que hasta el momento solo ha reconocido la igualdad de los ciclos económicos a nivel mundial y la incapacidad de estimular a la economía con liquidez sin contradecir las metas de inflación y empleo.


El covid-19 es un problema global que ha tenido una respuesta concertada y simultánea por parte de los bancos centrales. Y la reunión de Jackson Hole es una forma de hacer previsibles los movimientos de política monetaria que se darán en el mundo.


*@ajhurtadob






Contenido Relacionado