Inicio

Opinión



Grandes amigos. Grandes enemigos por ALIRIO PÉREZ LO PRESTI

Diario Frontera, Frontera Digital,  ALIRIO PÉREZ LO PRESTI, Opinión, ,Grandes amigos. Grandes enemigos por ALIRIO PÉREZ LO PRESTI
ALIRIO PÉREZ LO PRESTI



 @perezlopresti


Sería poco congruente que con una díada como la de Holmes-Watson, no existiese toda una constelación de fantásticos personajes, que van desde Lestrade, el inspector mediano de Scotland Yard hasta la dupla Profesor Moriarty-Coronel Moran. El profesor James Moriarty es la versión genial pero escalofriante del propio Sherlock Holmes, al cual tradicionalmente se le ha adjudicado en calificativo de archienemigo del famoso detective. Quizá Moriarty es más aventajado intelectualmente y de ahí que sea un contrincante muy difícil. De origen adinerado y prodigiosa inteligencia lógico-matemática es el adversario perfecto para el gran detective. El coronel Sebastian Moran había prestado servicio en Las Indias y tenía fama de ser uno de los cazadores más notables; mejor dicho, el primero en la cacería de tigres. Era la mano derecha de Moriarty, experto en armas y de una inescrutable crueldad. Sería la contraparte del bueno y generoso Watson, quien también tenía destacadas habilidades.


La publicación de su primera novela, Estudio en escarlata, 1887, y su consiguiente éxito le reveló que había creado unos personajes que encantan a los lectores de las más diversas edades, generando aficiones variadas entre jóvenes y admiradores cultos que se fascinan con las emocionantes habilidades de sus personajes y pudo ser reconocido en su tiempo. Conan Doyle tuvo una vida intensa, la cual conocemos a través de su autobiografía Memorias y aventuras, publicada en 1924. De esa savia, que es su propia vida, extrae la materia con la cual es capaz de encantar a sus leedores. Estudió medicina en la Universidad de Edimburgo y su experiencia como médico en la guerra de los Boers le permitió escribir La guerra de los Boers, 1900, y La guerra en Sudáfrica, 1902. Ambas obras le valieron en 1902 el título de Sir.


 


La idea de amistad es tan propia de la obra de Conan Doyle como lo es la de enemistad. Tal implica cual, y así como Holmes puede jactarse de tener el mejor de los amigos, no menos presuntuoso puede ser al señalar el tipo de persona a quien se enfrenta, en una apología a la eterna lucha entre los polos de la balanza entre el bien y el mal.






Contenido Relacionado