Inicio

Opinión



Alianza Cáritas Mérida- Cisp realizó operativo médico nutricional

Diario Frontera, Frontera Digital,  CÁRITAS MÉRIDA, Opinión, ,Alianza Cáritas Mérida- Cisp realizó operativo médico nutricional
CÁRITAS MÉRIDA



403 personas fueron beneficiadas en un operativo médico nutricional, gracias a la alianza establecida entre Cáritas Arquidiocesana de Mérida y el Comité Internacional para el Desarrollo de Los Pueblos (Cisp), dirigida a las comunidades vulnerables del Estado.




En dos días de actividad en las parroquias San Miguel Febres Cordero en Ejido y Santa Catalina de Siena en la comunidad de Brisas del Río, ambas organizaciones desplegaron una logística impecable que garantizó las medidas de prevención de contagio de Covid-19: citas programadas, distanciamiento físico, uso obligatorio de mascarillas, aplicación de gel alcoholado, y la implementación de una estación de lavado de manos. 




La jornada inició el viernes 28 de agosto, en la parroquia eclesiástica San Miguel Febres Cordero, donde el equipo médico del Cisp, el voluntariado de Cáritas Merida y de Cáritas Parroquial San Buenaventura, atendieron a 106 adultos y 102 niños, e hicieron entrega de los medicamentos necesarios para cumplir con el tratamiento indicado; mientras que otras 12 personas recibieron consulta psicológica. Asimismo, el equipo parroquial se encargó de la toma de glicemia, tensión arterial y tamizaje de niños. 




En un segundo día de actividad, ayer sábado 29 de agosto, el equipo conformado por 6 médicos especialistas atendió a 96 niños y 87 adultos, con la colaboración del grupo de enfermería de Cáritas Mérida para la toma de tensión arterial y glicemia, en la comunidad de Brisas del Río, sector Chamita, vía El Morro. 




Operativo nutricional




Para canalizar los casos de desnutrición en niños menores de 5 años, el voluntariado encargado del proyecto Saman (Sistema de Alerta, Monitoreo y Atención Nutricional) realizó una jornada de tamizaje a los 198 pacientes atendidos por el área de pediatría, 62 de ellos menores de 5 años, y con un porcentaje significativo que debe ser atendido por el proyecto, dada la deficiencia nutricional.




Estos casos que requieren atención especial, son canalizados al vivero parroquial más cercano a su comunidad para ser acompañados por un periodo de 8 a 10 semanas con vitaminas y suplementos alimenticios hasta alcanzar medidas adecuadas de peso y talla. Departamento de Comunicación de Cáritas Mérida.- Sariana Toro, pasante Unica.






Contenido Relacionado