Inicio

Regionales



Con jornadas de limpieza y arborización

Vecinos trabajan juntos por la comunidad

Diario Frontera, Frontera Digital,  VECINMOS DE SANTA MARÍA, MÉRIDA, Regionales, ,Vecinos trabajan juntos por la comunidad
VECINOS DE SANTA MARÍA EN MÉRIDA



Los jardines, los parques, las zonas verdes o la arborización son elementos clave para mantener una buena calidad de vida en las ciudades y favorecer el bienestar de las personas, por eso la comunidad organizada de la urbanización Santa María en la ciudad de Mérida, considera que los espacios verdes urbanos son imprescindibles por los beneficios que aportan tanto en lo físico como en lo emocional.


A partir de esta propuesta, surgió por iniciativa de vecinos que desean conservar los espacios para la recreación humana, la limpieza y luego la arborización de forma planificada por expertos en la materia, para lo cual han contado con el decidido apoyo tanto de la Alcaldía del municipio Libertador como de la Gobernación del estado Mérida.


Ya durante las semanas de flexibilización y guardando las medidas de bioseguridad, se constituyeron en grupos voluntarios para acometer la limpieza de áreas destinadas para la sana recreación y esparcimiento que no habían recibido el tratamiento necesario para convertirla en un tiempo prudencial, en un ambiente digno de una cátedra de conciencia colectiva en búsqueda de la armonía social.


Por tal motivo, el pasado fin de semana, con el apoyo de Imderural, su presidente Lcdo. Rafael Araque y el Ing. Rafael Rodríguez, así como del Ing. Luis Millán y del Perito Forestal José Ramón Calderón por parte de Cormetur, los vecinos en torno al Consejo Comunal y al equipo de profesionales que viene trabajando en el proyecto del futuro Parque Santa María, emprendieron la primera jornada de arborización de estos futuros jardines.


Para uno de los expertos del equipo, Ing. Ramón Augusto Obando: “el contacto con los enclaves naturales en la ciudad nos permite reflexionar, sentirnos libres, relajarnos o reducir el estrés, además son necesarios e imprescindibles por los beneficios que aportan pues regulan temperatura y humedad, producen oxígeno, absorben los contaminantes y además los convierte en lugares apreciados”.


Recordemos que en el año 1961 por iniciativa de las autoridades de la Universidad de los Andes, doctores Pedro Rincón Gutiérrez, Juan Luis Mora y Carlos Liscano y ante la necesidad de buscar soluciones a los problemas habitacionales de los profesores universitarios, la ULA adquirió la antigua hacienda Santa María en la que acometió trabajos de urbanismo que fueron concluidos en 1963, posteriormente en los primeros meses de 1965, empezó a ser habitada esta urbanización del norte de la ciudad.


Prensa CCSMN.






Contenido Relacionado