Inicio

Opinión



Retos de las finanzas digitales por Alberto José Hurtado Briceño

Diario Frontera, Frontera Digital,  Alberto José Hurtado Briceño, Opinión, ,Retos de las finanzas digitales por Alberto José Hurtado Briceño
Alberto José Hurtado Briceño



Las finanzas digitales se han desarrollado de manera acelerada durante los últimos años, abarcando una amplia gama de actividades que incluyen: préstamos en línea, transferencia directa de fondos, financiación colectiva, seguros y banca en línea, así como dinero digital. Y la crisis del coronavirus (covid-19) está representando un punto de inflexión en la generalización de este tipo de finanzas, debido a que garantizan menor riesgo de contagio que el dinero en efectivo, costos de transacción más bajos y uso más eficiente de la Internet.


Aun así, las finanzas por Internet generan sentimientos encontrados entre la población mundial. Por un lado, están las personas a favor de estas tecnologías, quienes las perciben como un tercer tipo de intermediación financiera después del financiamiento directo e indirecto, con capacidad incluso para cambiar por completo la industria financiera tradicional. Y, por otro lado, quienes señalan a las finanzas digitales como un fenómeno del arbitraje regulatorio, principalmente en los países asiáticos, que podría desaparecer cuando las regulaciones financieras se endurezcan a niveles equivalentes a los de las economías avanzadas o por el comportamiento especulativo de los actores que participan en el sector.


Además del covid-19, otros factores que han aumentado la migración de las finanzas tradicionales a las finanzas por Internet son: 1) la política monetaria restrictiva de los bancos centrales, 2) la libertad que existente en la web para iniciativas vinculadas con la intermediación financiera, y 3) las herramientas que ofrecen las nuevas tecnologías de información y comunicación. El primer factor ha generado una oferta insuficiente de servicios financieros tradicionales, especialmente para las pequeñas y medianas empresas y los hogares de bajos ingresos, que ven en la Internet una opción para encontrar alternativas de financiación. Con respecto al segundo factor, la ausencia de un regulador de las actividades que se realizan en la web ha proporcionado un espacio para el surgimiento y crecimiento de servicios de financiamiento en la Internet. Y del tercer factor, los teléfonos inteligentes, la Big data y las nuevas tecnologías de almacenamiento de datos, están ofreciendo formas cada vez más eficientes para la confirmación de transacciones y el resguardo de fondos, lo que ha reducido el riesgo financiero e incrementa el uso de este tipo de servicios.


En este sentido, una clara ventaja de las finanzas por Internet en comparación de las finanzas tradicionales es que reducen de manera sustancial los costos transaccionales. Es decir, se habilitan transacciones financieras en el menor tiempo posible y con el máximo nivel de seguridad disponible, aspectos que en la industria financiera tradicional son imposibles de garantizar. De igual forma, los servicios financieros en la web, una vez establecen y presentan el sistema de intermediación ha utilizar, pueden ofrecerse a otros clientes a un costo cercano a cero; el costo marginal de los nuevos clientes es próximo a cero.


En un contexto como este, para que las finanzas digitales funcionen de manera más eficiente y se generalice su uso, es necesario atender los siguientes retos: a) que los agentes económicos participantes tengan amplios conocimientos en  finanzas, b) que se promueva el acceso universal a la Internet, y c) un marco regulatorio para salvaguardad la privacidad y permitir que los datos útiles estén disponibles al público, por ejemplo, mediante un sistema de información crediticia integrado y creíble que mejore la asignación de recursos y evite la aparición de burbujas especulativas.


*@ajhurtadob






Contenido Relacionado