Inicio

Opinión



Desde mi Parroquia

“El cumpleaños ecológico de mi Ciudad” por Padre Edduar Molina Escalona

Diario Frontera, Frontera Digital,  Padre Edduar Molina Escalona, Opinión, ,“El cumpleaños ecológico de mi Ciudad” por Padre Edduar Molina Escalona
Padre Edduar Molina Escalona



Asentada en las altas cumbres andinas, la de “una Universidad con una Ciudad por dentro”, arribó a sus gloriosos 462 años. Todo un legado de cultura de las más preciadas letras, del ingenio y el talento de sus hijos, de la belleza natural inspiradora de poetas, de leyendas e historias, de laboriosidad y fecundidad de sus campos.


En un momento que el mundo está paralizado ante la fatal pandemia del coronavirus, acompañado de la precaria situación nacional, con la mayor parte de su fuerza juvenil universitaria en la “migración forzada”, con nuestra “Universidad de los Andes” en el peor instante de su historia, sumado al deterioro de nuestros campos y la paralización de sus cosechas por la falta de gasolina y el alto costo de los insumos de producción, sin dejar de contemplar con dolor un turismo congelado y a la espera de un “nuevo comienzo”, celebramos el aniversario de la fundación de “la Ciudad de las Cinco Águilas Blancas”.


Los 462 años se convierten, por tanto, en un enorme desafío de los merideños y sus autoridades por “repensar juntos la Mérida que soñamos”, para aportar lo mejor de cada uno en la construcción de una Ciudad “puesta en lo alto de un monte”, que quiere continuar siendo luz y paradigma para toda Venezuela.  


Este año el alcalde de la Ciudad, Alcides Monsalve, en unión de las fuerzas vivas del Libertador, ha tenido a bien continuar devolviendo el mérito a nuestra parroquia Juan Rodríguez Suárez como el lugar de su materialización fundacional en la entrada a la meseta de los Tatuyes, o la Punta como su nombre de origen, donde convergen los ríos Chama y Albarregas. O también la Parroquia Santiago, como lo testimonia el libro de gobierno de 1808, el entonces párroco Reyes Monzón que dejó escrito: “Ella en su mayor parte es una segregación de la vecina parroquia Santa Cruz del Llano, fue erigida en parroquia eclesiástica en 1808 por el ilustrísimo Sr. Hernández Milanés, quién como español, le dio como Patrono al Apóstol Santiago…”


Este año la celebración marcada por el “tiempos de cuarentena”, bajo las normas sanitarias, y en la soledad de un reducido grupo de autoridades y representantes del pueblo, nos ha permitido agradecer tan significativa fecha con una eucaristía acción de gracias por la buena obra de tantos merideños, inspiradora de sueños materializados en la Ciudad que hoy disfrutamos.


En palabras del Alcalde Monsalve, con motivo de esta fecha: “aquí, en este ahora y después de largo tiempo, de vivir el sufrimiento que pretende destruir esta obra divina, surge la necesidad del cambio, de la transformación, de volver a lo que añoramos a través de la participación


Participación que no es otra cosa que poner empeño y voluntades en dejar una impronta que beneficie la Ciudad de hoy y del mañana, dejándonos un cumpleaños con sabor ecológico al recibir nuestra Parroquia la Punta “la restauración de su plaza Bolívar, sinónimo de la mancomunidad y la sinergia entre la Alcaldía y los ciudadanos. Con un claro sentido de pertenencia, de apuesta por la reconstrucción del espacio verde, de revalorización de los símbolos que nos identifican con una Venezuela que se niega a morir y se abre paso a la libertad y el progreso de todos. Es la apuesta por volver a la Mérida pionera en el cuidado del medio ambiente. La Plaza es el lugar favorito para el diálogo y la disertación de vecinos, para informarse de la cotidianidad de sus vidas, para propiciar el encuentro de todos sin distinción. Bien lo recuerda el Papa Francisco en su Laudato Si: “El medio ambiente es un bien colectivo, patrimonio de toda la humanidad y responsabilidad de todos” (Nº 95).


Agradecer el homenaje hecho por el burgomaestre Alcides Monsalve, al honrar la honra de un valioso grupo de los exalcaldes de la Ciudad, con la entrega de la “Orden Santiago de los Caballeros”, es reconocer cada uno con sus desvelos, luchas y sueños por hacer lo mejor esta tierra bendita. Igualmente agradecer la condecoración otorgada a un nutrido grupo de merideños destacados en la vocación del servicio cada uno desde su campo; distinción que me fue concedida sin mérito alguno, pero que se recibe en nombre la Iglesia, presente en medio de sus comunidades dando vida y acompañando esta hora de tantas dificultades.


Que este 462 aniversario de la Ciudad sea un momento propicio para continuar con alegría y constancia sembrando las semillas de los valores de nuestras tierras andinas, animando desde la Iglesia una fe encarnada en cada expresión del trabajo y del permanente quehacer la cultura merideña, en la fecunda vida del mundo académico y universitario, y lo mejor, en la solidaridad y cercanía que nos caracteriza a los hijos de estas tierras cordilleranas.


Que todos podamos compartir con nuestro Cardenal Baltazar Porras: “la Mérida que sueño (…) sueño con una Mérida que tenemos que construir ya. Con desarrollos urbanísticos humanizantes, con más parques y jardines, con más cuidado por la conservación de sus aguas y de sus zonas verdes protectoras, con un turismo cultural para expansión del espíritu y desarrollo del cuerpo.” (Crónica Menor 8/101996)


 


¡Feliz cumpleaños querida Mérida ecológica!


 


Mérida, 11/10/2020






Contenido Relacionado