Inicio

Opinión



La ruta electoral por LUIS MONTILLA

Diario Frontera, Frontera Digital,  LUIS MONTILLA, Opinión, ,La ruta electoral por LUIS MONTILLA
LUIS MONTILLA



Los esfuerzos que estamos haciendo todos los demócratas, para encontrar el camino que nos saque de esta encrucijada en la que nos encontramos como país y nos ponga en la dirección hacia la salida política, serán recogidos por la historia como los más importantes esfuerzos de la lucha democrática de los ciudadanos junto a sus organizaciones sociales y partidos políticos, que han decidido volver a la política, retomar, reconstruir y transitar la ruta electoral. Ruta electoral que no estamos descubriendo ni inventando nosotros en este momento, ruta electoral que fue abandonada persiguiendo otros intereses personales, subalternos y mezquinos. Ruta electoral que comenzó por allá en el 2006 con la candidatura Presidencial del exgobernador del Zulia Manuel Rosales. Algunos lo recordarán, otros estaban muy jóvenes, porque de eso han pasado ya 14 largos años. En aquel momento, la oposición democrática venía de una derrota estrepitosa en el Referéndum Revocatorio Presidencial del 2004 contra el Presidente Comandante Hugo Chávez. Chávez nos gana con amplia ventaja y de manera contundente el referéndum (5.800.629 “NO” (41.32%) 3.989.008 “SÍ” (28.42%) Electores: 14.037.900), el intento de desalojarlo de manera temprana de la Presidencia por parte de la CORDINADORA DEMOCRATICA fue un intento fallido. La oposición gritó “fraude” que no puede demostrar. Luego en el 2005 la oposición partidista, toma la equivocada decisión política de NO participar en las elecciones parlamentarias (AN), y dejarle el camino libre al chavismo para que hiciera lo que se le viniera en gana, de allí vinieron leyes habilitantes y todo tipo de decisiones arbitrarias que les daba amplias ventajas y que nos debilitaban aún más políticamente como oposición democrática. (Hoy en día considerado por todos los analistas políticos de todas las tendencias, como el peor error político cometido por los partidos políticos de oposición). La oposición para ese momento estaba convertida en una verdadera “Zona de Desastre”. Entonces ante ese panorama tan terrible, algunos sectores y partidos políticos deciden que había que reagrupar y reacomodar nuestras fuerzas, organizar de nuevo a nuestra gente que estaba sumergida en la derrota y la desesperanza, y saber cuántos éramos, cuantos estábamos dispuestos a seguir en la lucha. Así se decide participar en las Elecciones Presidenciales del 2006, con la candidatura de Manuel Rosales, aún sabiendo que era muy difícil y cuesta arriba ganarle al poderoso y carismático Presidente candidato Chávez, que gozaba de gran respaldo popular, manejaba inmensos recursos por el negocio petrolero y tenía a su disposición todo el poderoso aparataje del Estado que utilizaba a su antojo en contra de unos ciudadanos que solo tenían su convicción y decisión de enfrentarlo y mantenerse en la lucha democrática, y no darse por vencidos. El presidente candidato Chávez, en esa contienda obtuvo 7.161.637 votos (62%), mientras que el abanderado de la oposición, líder regional, Manuel Rosales logró 4.196.329 votos (38%). Así fuimos avanzando, ganando y perdiendo gobernaciones y alcaldías, en un avance y retroceso, por los inmensos recursos que manejaba el chavismo en el poder para chantajear y comprar voluntades, además de todo el abuso del poder del Estado para aplastar a los ciudadanos que adversábamos esta conducta hegemónica, autoritaria y militarista desplegada con todas sus fuerzas contra los ciudadanos. Llegamos al 2010, elecciones a la AN, donde con votos, ya nos pusimos a la par como fuerza política y electoral ante el chavismo, aunque obtuvimos menos diputados por la composición de los circuitos electorales que había hecho el oficialismo para conservar la mayoría en el parlamento. Hasta que llegamos al 2015, donde se logró ganar la AN con mayoría absoluta, es decir, de ser una minoría (38%), la oposición se convierte en la “nueva mayoría política” del país con el (65.27%) mientras el oficialismo obtenía el (32.93%). De este triunfo se hizo una lectura equivocada, algunos “presidenciables” creyeron que el mandado ya estaba hecho, y comenzaron a hacer cálculos personales y partidistas, que terminaron mezclándose con otros intereses que no eran los de las grandes mayorías del país. Transitado todo ese “paso por el desierto”, en la ruta electoral, la única que le ha sumado triunfos a la oposición, darle derrotas al régimen y avanzar políticamente; competimos en las elecciones Presidenciales 2012 Capriles – Chávez y 2013 Capriles – Maduro. Donde para nosotros le ganamos a Maduro, para el Chavismo ganó Maduro. Pero supongamos que la diferencia fueron 200.000 votos, el (1%), como lo anuncio el organismo electoral (CNE), Capriles (49.12%) Maduro (50.61%); ¿No estábamos mucho más cerca de una salida política a esta grave crisis política, social y económica por esa ruta electoral a como estamos hoy?, tan lejos, sin una estrategia coherente y con una dirigencia política opositora fragmentada y confundida. ¿No estábamos más cerca de una salida política transitando la ruta electoral que metiéndonos en todas esas aventuras y fantasías en las que nos ha metido esa conducción política desacertada e irresponsable?, con eventos como el “CUCUTAZO”, los del 30 de abril “REBELION DE LOS PLATANOS” y el “MACUTAZO”. Por supuesto que estamos trabajando para ganar la AN este 6D al chavismo; si quieren que nos hagan trampa y nos la arrebaten, pero no se la pondremos fácil, sin competir, sin dar la pelea como demócratas, quedándonos en nuestras casas desmovilizados, en una “abstención bobalicona”, en la NADA como dice Fernando Mires. Pero éste esfuerzo, no es solo una lucha para contar unos diputados a la AN a favor de uno u otro partido político, ni para llenar el ego personal de nadie, es una lucha por la construcción de un gran movimiento político-social que pueda pasarle por encima al autoritarismo y dar al traste con este régimen fracasado hambreador y corrupto de Maduro y su camarilla. Un movimiento civil, de los ciudadanos y los partidos políticos, democrático, colorido, multicolor, que se pueda expresar como una fuerza política democrática. De qué nos puede servir decir, que tenemos el respaldo del 85% – 90% de la fuerza social del país, si esa fuerza no tiene como expresarse. Rescataremos el valor del voto como el instrumento para que se pueda expresar y que esa gran mayoría social que somos, se convierta en la mayoría política del país y podamos generara los cambios económicos para el bienestar social de todos. Al pueblo se le ha escamoteado el poder de decidir sobre a dónde quiere ir y sobre el futuro del país, las decisiones se han trasladado a otras instancias políticas que carecen de legitimidad para tomar las decisiones en nombre de las mayorías. Este gran movimiento político-social, pondrá la soberanía popular, la expresión de la voluntad popular general en el centro del sistema político de nuevo, en manos del pueblo, para que juntos podamos decidir el futuro y el destino de nuestro país. De eso se trata, entonces, siéntanse orgullosos, motivados y comprometidos con ésta lucha democrática, cívica, pacífica y electoral que hemos emprendido, muy pronto, más temprano que tarde, veremos sus frutos. Y le daremos a nuestro país una salida política, sin violencia fratricida ni muertes innecesarias. Recuperaremos la libertad y la democracia utilizando el derecho político más importante del ciudadano, como lo es el Voto.


 


 






Contenido Relacionado