Mérida, Febrero Lunes 06, 2023, 07:16 pm

Inicio

Opinión



DESDE MI PARROQUIA

“El párroco en tiempos de pandemia: Sus desafíos pastorales” por Padre Edduar Molina Escalona

Diario Frontera, Frontera Digital,  Padre Edduar Molina Escalona, Opinión, ,“El párroco en tiempos de pandemia: Sus desafíos pastorales” por Padre Edduar Molina Escalona
Padre Edduar Molina Escalona


La pandemia ha hecho realidad eso que predicó San Pablo “todo sucede para bien” (Rm 8,28), en una Iglesia orientada por el espíritu de renovación y ardor misionero en las orillas de las diversas realidades humanas. Desde el repensar las nuevas formas, medios, métodos de evangelización hasta aquella imagen impactante de la bendición Urbi et Orbi del Papa Francisco con la plaza de San Pedro vacía. Eso fue algo nunca visto. Sin embargo, los medios hablaron de 1.500 millones de persona que estuvieron conectadas a través de la televisión y las redes sociales.

Dos encuentros consecutivos, virtuales, de los obispos y el clero venezolano han marcado una nueva senda de comunión y acompañamiento fraterno que nos ayude a brindar atención y anuncio a los más alejados y vulnerables.

El primer encuentro tuvo lugar los días 19 y 20 de enero, bajo el lema: "Vivencia y ejercicio ministerial durante el tiempo de la pandemia". Verdadero reencuentro de hermanos, después de casi un año de “distanciamiento social”, nos dejó experiencias enriquecedoras sobre cómo se vive el servicio a la realidad pandemia y a la situación nacional.

El pasado 30 de junio se realizó el II Encuentro Virtual conjunto de Obispos y Sacerdotes, que tuvo como lema “El párroco en tiempos de pandemia: Sus desafíos pastorales”, desde la sede de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), acompañados por su directiva, sacerdotes por arquidiócesis, diócesis y vicariatos apostólicos junto a sus obispos, todos con un objetivo muy claro: “Fortalecer la experiencia de la fraternidad sacramental” y dar respuestas a los nuevos desafíos en la perspectiva de la pandemia al pueblo de Dios que peregrina en Venezuela.

Las palabras iniciales estuvieron a cargo de Monseñor Azuaje y se inspiraron en el sueño del Papa Francisco para nuestra Iglesia Universal, “Sueño con una opción misionera capaz de transformarlo todo, para que las costumbres, los estilos, los horarios, el lenguaje y toda estructura eclesial se convierta en un cauce adecuado para la evangelización del mundo actual más que para la autopreservación”. (Evangelii Gaudium Nº 27). La invitación que nos hizo el Presidente de la CEV fue de soñar con aquello que significa “inquietarse, discernir lo soñado y buscar coherencia con elementos de la realidad”. Mirando el desafío no solo de refundar la nación sino rehacer la vida fundamental”, alentando otras formas de accionar la misión en tiempos convulsos.

También se hizo presente el Secretario de la Nunciatura, Mons. Ignazio Ceffalia, con sus palabras de saludo en nombre del Santo Padre, alentándonos a todos a vivir en comunión para superar las dificultades. “La fraternidad de la cual tal vez habríamos perdido el sabor, se ha vuelto el mejor bálsamo para nuestras heridas”.

La meditación iluminada por el Evangelio del “Buen Pastor” (Jn 10) a cargo del sacerdote Edwin Contreras de la Diócesis de San Cristóbal, se orientó a iluminar la importancia que tiene el redil para el pastor, así como el pastor para el redil, esa complementariedad que fortalece tanto a los laicos como a los pastores.

Culminada la meditación, fue presentado el videomensaje de Monseñor Jorge Patrón Wong, iluminado por el pasaje de Jesús junto a los discípulos en la barca frente a la tempestad, animando nuestra misión de ser siempre pastores de la mano de Jesús que nos ofrece su paz, amor y su misericordia y que nos envía a remar juntos mar adentro, en medio de las realidades que nos toca enfrentar.

El Obispo de San Cristóbal y Primer Vicepresidente de la CEV, Mons. Mario Moronta, fue el responsable de presentar los frutos de esta nueva experiencia de fe, una fortalecida iglesia doméstica, nuevas iniciativas sociales y pastorales para la atención de las comunidades, así como la propuesta de crear áreas de trabajo en la línea de una red fraterna y colaborativa, que permita estudiar los aspectos afines a la conversión pastoral y al desarrollo de la parroquia misionera en salida.

Para concluir, no faltaron los testimonios de sacerdotes que han puesto en marcha nuevas iniciativas para el desarrollo pastoral “En tiempos de pandemia”, pues “la misión no se detiene”, como la atención a los jóvenes por medio de la evangelización digital, la visita a las cárceles, la formación en pequeños grupos de catequesis, la sectorización de la parroquia, en “comunidad de comunidades”, tal como lo pide el Papa Francisco, buscando modos y cauces para desarrollar esa “creatividad de la caridad”, al estilo de las primeras experiencias de los cristianos.

Todo un nuevo espacio para caminar juntos en la sinodalidad que fortalezca la presencia de una Iglesia “hospital de campaña”, como lo ha llamado el Papa, capaz de socorrer y acoger a tantos “samaritanos” heridos en las orillas de nuestra sociedad.



Mérida, 4 de julio de 2021






Contenido Relacionado