Mérida, Enero Lunes 30, 2023, 01:54 pm

Inicio

Opinión



Güisqui 12 años con agua coco (I) por ALIRIO PÉREZ LO PRESTI

Diario Frontera, Frontera Digital,  ALIRIO PÉREZ LO PRESTI, Opinión, ,Güisqui 12 años con agua coco (I) por ALIRIO PÉREZ LO PRESTI
ALIRIO PÉREZ LO PRESTI


@perezlopresti

Por razones de comodidad, viajo con un morral, buenas botas, ropa de montaña y un sombrero de tela. Como cualquier montañista, me adentro en cada aventura con bastantes amuletos y collares. Eso genera la impresión de que vengo de un lugar como Venezuela, o algo así. Un área especialísima de la cirugía es aquella en la cual se realizan intervenciones al cerebro, cortando, cauterizando o modificando ínfimas estructuras o tejidos que llevan consigo conexiones entre un lado de nuestra parte pensante a la otra. Este tipo de intervenciones las realizan los neurocirujanos, algunos de los cuales muestran logros extraordinarios, como minimizar las crisis de epilepsia en casos graves o intervenir en algunas enfermedades mentales cuya evolución minimiza la posibilidad del sujeto de hacer una vida medianamente adaptativa en el espacio y el tiempo que le toca estar.


Cortando cerebros: El surgimiento de las especialidades es un asunto propio del avance de lo civilizatorio, en donde con el tiempo se van generando subespecialidades de las subespecialidades, configurando expansiones del conocimiento a las cuales le perdemos la pista. La idea de que una persona dedique su vida a cortar minúsculas conexiones de partes del cerebro es un asunto que tiende a generar admiración, temeridad, cuando no cierto halo de desconfianza. Lo cierto es que ahí estaba de pie el neurocirujano inglés, sonriente y conversador, en un evento de carácter científico al cual acudí como invitado. Tenía un libro de su autoría en la mano, cuya casuística era de mil quinientas personas que habían sido intervenidas quirúrgicamente por él y su equipo.  Me encontraba de número cincuenta en la fila para solicitarle una dedicatoria en su texto. El neurocirujano se había ganado el reconocimiento o interés por parte de la comunidad científica, además de un par de premios.  Luego de un rato, que se pasó ligero, por hallarme conversando en la cola con una colega, llegó mi turno y el inglés con su impoluta pronunciación me preguntó mi profesión y de dónde era. Me acomodé el sombrero y cuando le dije que era de Venezuela mostró gran emoción y comenzó a hacerme una serie de preguntas que conforme yo respondía, más avivaban su curiosidad.






Contenido Relacionado