Mérida, Enero Sábado 28, 2023, 06:07 am

Inicio

Opinión



Amigos

Algunas partidas deportivas por Jim Morantes

Diario Frontera, Frontera Digital,  JIM MORANTES, Opinión, ,Algunas partidas deportivas por Jim Morantes
JIM MORANTES


Nada más satisfactorio que recordar el pasado con alegría, vivir el presente a plenitud y esperar del futuro lo mejor; me corresponde narrar maravillosas anécdotas del aprendizaje continuo, experimentadas de la mano de esos ángeles terrenales, llamados amigos de vida.


  El premio en esta oportunidad es para Alberto Martínez, mi querido tío político, como bien saben, ha estado presente en buena parte de mi vida, con él aprendí entre otras cosas también a jugar ping pong, ya que tenía la paciencia requerida para orientarme, algo bastante difícil, hacer entrar en carril a un joven inquieto y muy  consentido, acostumbrado a marcar su estilo particular en el  andar.


El lugar de encuentro para jugar, era en el parque metropolitano Albarregas debajo del viaducto Miranda, en esa época habían varias mesas de ping pong al servicio de la colectividad, los asistentes las cuidábamos con sentido de pertenencia y de manera ordenada esperábamos nuestro turno para jugar, lógicamente había que llevar la malla, raquetas y pelotas, los duchos podían competir con sus pares y los principiantes también.


 Mientras aprendía y le agarraba el gusto al asunto, utilizaba los implementos de Alberto o Marcel  (primo), posteriormente mi tío, me indicó qué y cómo comprar, la primera raqueta que adquirí fue de una marca no reconocida color negra con madera (elaborada en China,  muy dura y poco versátil), al practicar y aprender  los detalles técnicos, me compenetre más en ese ambiente.


La actividad se convirtió en hobby, primero los fines de semanas y después de 2 a 4 veces a la semana, entre semana acudíamos después de las 4 o 5pm al parque metropolitano Albarregas hasta la puesta del sol, lugar muy concurrido y sumamente seguro; desconozco si aún permanecen dichos espacios destinados al ping pong, aunque creo que ahora están disponibles para practicar patineta o bicicleta.


La fiebre aumentó considerablemente, perfeccione la técnica e intensidad competitiva, allí decidí comprar mi primera raqueta Stiga color roja y así sucesivamente hasta tener por lo menos 3 raquetas, malla y gran cantidad de pelotas, esa fue una de las fiebres deportivas que más me duro, aproximadamente  2 años y la frecuencia aumentó cuando Alberto en el segundo piso de su casa, hizo media cancha de básquet y coloco su mesa de ping pong para hacer mini campeonatos con los conocidos, casi a diario.


Hoy el recuerdo, se circunscribe a la actividad deportiva, desde niño practique natación en el Colegio de Médicos y en la piscina San Eduardo.


Tuve noción del Beisbol e hice el intento en polideportivo La Arenita, mientras mi primo Marcel Martínez entrenaba en el semillero y representaba a Mérida en diversos campeonatos.


Con el Karate, dure un poco más, obtuve algunas cintas en la academia  Shito Ryu del legendario Sensei Henry Guillen, hoy Shihan que gran honor, haber pertenecido a tan honorable academia, la cual quedaba en la Av. 3 diagonal a Tico Center, es decir, en la actualidad estaría  al frente de la librería temas.


Las canchas de la FCU, sirvieron de escenario para la preparación física con Gerardo “Lala” Contreras, otro insigne, destacado deportista y entrenador, también tuve el honor de haber sido su alumno de educación física, cuando estudie en la Unidad Educativa Colegio Moderno Humboldt, institución bien dirigida por el subdirector mi querido amigo Morales.


 En otra etapa, las instalaciones del polideportivo Luis Ghersi Govea, permitió la práctica por cortos periodos de tiempo de varias disciplinas deportivas como básquetbol, voleibol, fútbol, frontón y tenis, creo que tardaba más en comprar los implementos deportivos que en renunciar a su práctica; para adquirir lo necesario bastaba con acudir a Deportes Mérida o donde Rolando, ambas tiendas deportivas, ubicadas para ese entonces por la Av. 3 Independencia, la primera más arriba de la Plaza El Llano y la segunda metros abajo del viaducto Campo Elías, al frente de la tienda Pepe Ganga.


Si deseas más historias, espera la próxima parte de amigos y sígueme en Twitter, Instagram y YouTube   @JIMMORANTES






Contenido Relacionado