Mérida, Mayo Domingo 26, 2024, 10:53 am

Inicio

Opinión



In Memóriam Chano por Carlos Guillermo Cárdenas D.

Diario Frontera, Frontera Digital,  Carlos Guillermo Cárdenas D., Opinión, ,In Memóriam
Chano por Carlos Guillermo Cárdenas D.
Carlos Guillermo Cárdenas D.


Al cumplirse el trigésimo quinto aniversario del fallecimiento de Luciano Noguera Mora, invocamos la memoria del gran líder socialcristiano que junto con el doctor Germán Briceño Ferrigni, simbolizan la esencia del socialcristianismo merideño.
Ambos representaron un liderazgo acendrado en todos los parajes y rincones de la geografía regional. En las más recónditas aldeas y caseríos, en los pueblos del sur merideño, en los pueblos del páramo, en la citadina Mérida, allí estaba sembrada la imagen de ellos.
Luciano Noguera Mora llegó proveniente de los lejanos pueblos del sur, Capurí, cuando aún era imberbe. Como todos aquellos muchachos, fue acogido por el Seminario Arquidiocesano, pero su vocación religiosa no se hizo presente, para inclinarse más por la lectura de los filósofos de la democracia cristiana, Lebret, Perroux, Chardin, Adenauer, Fanfani, así como a Virgilio y Horacio y el gran Garcilazo de la Vega, que fueron llenando aquella mente inquieta y talentosa.
En el prestigioso Liceo Libertador, de donde la mayoría de los muchachos merideños provenimos, para aquellos años Luciano Noguera acobijó sus inquietudes con German Briceño. Conformaron un vínculo que perduraría hasta los últimos días de Chano.
El destino los llevó a encontrarse en la Universidad de Los Andes, la Escuela de Derecho, siempre deseosos por compartir preocupaciones y anhelos, sembrándose de esta manera una amistad profunda y duradera. Con Miguel Angel Burelli Rivas fundaron el Grupo Abril por allá en los años de 1950.
Posterior a la caída de la dictadura, en al alba de la democracia, ambos incursionan en la política regional, Chano como gobernador y German Briceño como presidente de la Legislatura Merideña. Ambos parlamentarios; Chano ocupó la representación del país en Argentina y el Vaticano. En alguna oportunidad se le escuchó exclamar “De Capurí al Vaticano”, testimoniando de esta manera que aquel niño adolescente de un alejado pueblito de las montañas merideñas había alcanzado la máxima representación diplomática ante la Santa Sede.
GBF describió el sepelio como una apoteósica manifestación de duelo colectivo en el sacrosanto cementerio del Espejo. Las exequias fueron presididas por el Expresidente Caldera, MA Burelli Rivas, Pedro Pablo Aguilar y Eduardo Fernández.
A Chano se puede describir como un hombre afable, cariñoso, solidario, diligente, preocupado, siempre con la mano extendida con generosidad para apoyar al campesino y al débil. Nunca la arrogancia ni la soberbia fueron signos de su espíritu.
Además de padre comprensivo y afectuoso, levantó una honrosa familia con doña Gladys Dávila de Noguera, y los cuatro retoños que alegraron el hogar, Gabriela, Nela, Luciano y Simón José.
Chano cultivó las letras que con su talento le facilitó el verbo en la tribuna pública y el parlamento, además con escritura fácil y de prosa elegante, escribió dos ensayos sobre Don Tulio Febres Cordero y Gonzalo Picón Febres.
Germán Briceño expresó que Chano fue un político lúcido y un ciudadano probo. Regentó la Cátedra Universitaria con brillo. Se autodefinía como “suave en la forma y firme en lo fundamental”.
Unas semanas antes de su prematuro deceso, pues aún no había cumplido los sesenta años, en la puerta grande del Edificio Central de la Universidad me expresó, “quiero ir a su consulta porque necesito un chequeo médico”. Ese chequeo nunca se dio pues a los días, recibí en la primera hora del amanecer, la noticia de su fallecimiento. Un fuerte proceso inflamatorio amigdalar no permitió que me sumara a la inmensa manifestación popular de duelo para despedir al líder de la democracia cristiana, fervoroso devoto del humanismo cristiano. El último adiós de Chanito Noguera Mora.
Al concluir estas palabras, agradezco la oportunidad que me ha brindado nuestro afable y afectuoso amigo Don Néstor Trujillo Herrera y Carrusel de la Fama; y desearle a toda la radio audiencia merideña y allende las fronteras regionales de este renombrado programa ya cuasi quincuagésimo aniversario, nuestros mejores deseos de unas navidades colmadas de gozo y Fe cristiana, y un Feliz año 2022 con la mayor unidad y comprensión humana.

Mérida, 11 de diciembre de 2021




Contenido Relacionado