Mérida, Enero Lunes 30, 2023, 01:19 pm

Inicio

Opinión



Indonesia: incertidumbre económica por Alberto José Hurtado B.

Diario Frontera, Frontera Digital,  Alberto José Hurtado B., Opinión, ,Indonesia: incertidumbre económica por Alberto José Hurtado B.
Alberto José Hurtado B.


A principios de 2021, todo era optimismo para la economía de Indonesia. En cada análisis macroeconómico se dejaba ver la posibilidad de que este país asiático recuperara la senda del crecimiento económico luego de la contracción de la actividad productiva evidenciada durante 2020 (2% interanual). Pero la variante Delta del coronavirus (COVID-19) impidió que se cumplieran muchos de los escenarios planteados por los analistas. La nueva variante llevó al país a experimentar un salto significativo en las infecciones diarias, alcanzando más de 56.000 casos en julio de 2021. Para entonces, el país sustituyó a India como nuevo epicentro de la pandemia. En este marco, solo entre julio y agosto, se registraron cerca de 75.000 muertes por COVID-19, y se sospecha que esta cifra sea mayor debido a las limitadas pruebas y el escaso seguimiento a los contagiados.

En un escenario como este, y ante el riesgo de más interrupciones en las cadenas de suministro, la atención del gobierno de Indonesia se concentró en dos objetivos: equilibrar la economía y preservar la salud pública en medio del momento más difícil de la pandemia del COVID-19. Así, las autoridades suavizaron las restricciones de movilidad e incluso animaron a los funcionarios a trabajar desde Bali para ayudar a la economía de la isla turística.

La "nueva normalidad" aumentó el número de casos positivos y llevó a nuevas políticas antipandémicas, incluyendo el mayor impulso a los programas de vacunación y mayores restricciones a la movilidad por grupos de la sociedad, según actividad económica, con lo cual se redujo significativamente el número de infecciones diarias. De esta manera, se atendieron las vicisitudes creadas por la pandemia y se logró que la economía creciera cerca del 4%.

Luego de dicho resultado, y con el inicio del 2022, un mayor nivel de incertidumbre se presenta sobre la economía de Indonesia. Principalmente por el reto que representa prepararse para nuevas variantes del COVID-19, como el Omicron. Esto debido al limitado sistema sanitario del país y el rápido ritmo en la aparición de nuevas variantes incrementa la posibilidad de que se produzcan nuevas crisis de salud pública similares a las del año anterior. A lo cual se le suma la preocupación de la población por el manejo de la pandemia por parte del gobierno expresada, por ejemplo, en la participación de funcionarios en el negocio de las pruebas PCR que llevó a decisiones políticas costosas. De igual forma, el riesgo de que se reviertan las medidas de flexibilización de la movilidad de la población y la actividad económica, que durante la temporada de vacaciones alcanzó la mayor apertura.

Al respecto, la apertura es importante para reducir los problemas que puede enfrentar el país para lograr un nivel de actividad económica similar al que tenía antes de la pandemia. De allí que acoger, por ejemplo, la cumbre del G20 en 2022 representa para Indonesia una oportunidad para para mostrar su capacidad de control de la pandemia y contribuir a las agendas internacionales sobre la recuperación del COVID-19, el cambio climático y la digitalización, a través de un evento mundial de elevada calidad.

Al mismo tiempo, resulta necesario incrementar los esfuerzos para disminuir la burocracia y avanzar en un marco normativo proinversiones. Es decir, minimizar la incertidumbre normativa crónica a la que se enfrentan los inversores y empresarios en Indonesia. En otras palabras, atender la complejidad de los procedimientos y el endurecimiento de los requisitos a las inversiones que existen en este país asiático, para facilitar la llega de inversionistas extranjeros.

* @ajhurtadob





Contenido Relacionado