Mérida, Enero Domingo 29, 2023, 06:09 pm

Inicio

Opinión



Un mundo libre de ojivas nucleares por Carlos Guillermo Cárdenas D.

Diario Frontera, Frontera Digital,  Carlos Guillermo Cárdenas D., Opinión, ,Un mundo libre de ojivas nucleares por Carlos Guillermo Cárdenas D.
Carlos Guillermo Cárdenas D.


“Qué equivocados estuvimos los jóvenes que hicimos actividades políticas en los liceos y en las universidades, para el momento de la postguerra; la OTAN y la Unión Soviética se repartieron como si fuese propiedad privada los pequeños países que quedarían bajo el dominio y protección tanto del Imperialismo Ruso como del Imperialismo Estadounidense”. Así escribió el compañero de promoción Juan Bautista Díaz, que perteneció o militó la juventud comunista en la década de los sesenta y setenta. Juan Bautista, graduado de médico en la promoción de 1969, como estudiante fue el delegado de curso durante los seis años de la carrera, miembro del Centro de Estudiantes de Medicina, representante estudiantil al Consejo Universitario y candidato a la presidencia de la Federación de Centros Universitarios de la ULA. Más tarde se especializó en Imágenes y ejerció la dirección de la Clínica Barcelona, moderna clínica del estado Anzoátegui. Retirado de la actividad médica en Europa, acepta los errores juveniles de los años de la Guerra Fría, además que el destino de los Países Latinoamericanos ha sido cada vez más incierto a la hora de hablar de una verdadera autodeterminación y libertad política y geconómica. Señala que los nuevos factores entran en la escena, la penetración económica y cultural de la China a nivel mundial y la presencia militar de países orientales en suelo latinoamericano. Añade que el desenlace final de la acción militar rusa en Ucrania será un reloj de tiempo para la paz mundial. 

Es innegable que un porcentaje muy significativo de ciudadanos del mundo nos oponemos al desarrollo de armas con ojiva nuclear, armamento capaz de poner en peligro la existencia de los seres vivientes del planeta Tierra. Si agregamos que los tratados internacionales suscritos entre las potencias nucleares, lo que llaman Club nuclear, han sido un fracaso en la destrucción de ese arsenal, afirmar que la paz del mundo está en entredicho, ni es exagerado ni es aventurado.

El destino de los países latinoamericanos está ligado a la preparación de su gente. En la educación está la clave del desarrollo. Acabar con el analfabetismo y procurar la salud de los ciudadanos. Tomar caminos vicariantes o pecar en la tentación de vías violentas, ni es la solución ni es el camino para impulsar el bienestar de los países.

En el preámbulo, a las puertas de un conflicto de proporciones inimaginables, debemos reclamar a las cabezas rectoras de los países con gran potencialidad armamentística, la sindéresis y la lucidez para actual con la ponderación que los tiempos reclaman.

Es inaceptable una guerra que cobrará decenas de miles de muertes, desolación, miseria y enfermedades. Los niños y los ancianos, sectores de la población más vulnerables, merecen nuestro respeto y solidaridad. Igual las centenas de miles de mujeres aventadas a migraciones dolorosas.

La paz de Ucrania es la paz del mundo.

Mérida, 27 de febrero de 2022






Contenido Relacionado