Mérida, Junio Domingo 16, 2024, 10:44 am

Inicio

Opinión



Desde mi Parroquia

“La cultura del cuidado como camino de paz’” por Padre Edduar Molina Escalona

Diario Frontera, Frontera Digital,  Padre Edduar Molina Escalona, Opinión, ,“La cultura del cuidado como camino de paz’” por Padre Edduar Molina Escalona
“La cultura del cuidado como camino de paz’” por Padre Edduar Molina Escalona


El año 2020 marcó el inicio a la gran crisis sanitaria del Covid-19 el cual se ha convertido en un fenómeno multisectorial y mundial, que vino a dificultar la ya presente crisis migratoria y climática que vivimos los habitantes de este planeta Tierra.

 

Para completar este Vía Crucis, el mundo se estremece ante el conflicto bélico entre Ucrania y Rusia, ante el temor de una puerta abierta a una tercera guerra mundial. La Iglesia maestra de humanidad observa y acompaña a su paso estos acontecimientos, iluminando desde su magisterio y presencia los que más sufren: los pobres.

 

Recientemente nos sorprendió el Papa Francisco con su mensaje para la 54ª Jornada Mundial por la Paz, que se celebró el 1 de enero, titulado “la cultura del cuidado como camino de paz”, en el que propone un modelo que va más allá de mesas de negociaciones y diplomacia a toda prueba, se trata de generar conciencia en toda la humanidad sobre un modelo para erradicar la cultura de la indiferencia, del rechazo y de la confrontación, que suele erradicarse hoy en día, a partir de un volver al ejemplo de la Iglesia primitiva, haciendo memoria como las llamadas obras de misericordia constituyeron el núcleo del servicio de la caridad, el vivir permanentemente con la conciencia que el otro existe, que es mi hermano, que aun cuando estemos separados por ideologías y confrontaciones somos hijos del mismo Padre.

 

Nos recuerda el Papa en su mensaje “Se hizo costumbre realizar ofrendas voluntarias para dar de comer a los pobres, enterrar a los muertos y sustentar a los huérfanos, a los ancianos y a las víctimas de desastres, como los náufragos. Y cuando, en períodos posteriores, la generosidad de los cristianos perdió un poco de dinamismo, algunos Padres de la Iglesia insistieron en que la propiedad es querida por Dios para el bien común”.

 

Francisco cimienta esta verdad en los principios de la Doctrina Social de la Iglesia como elementos claves de la cultura del cuidado, y lo hace poniendo su mirada en cuatro puntos: el cuidado como promoción de la dignidad y de los derechos de la persona, el cuidado del bien común, el cuidado mediante la solidaridad y el cuidado y la protección de la creación.

 

En su mensaje el Papa lanza una invitación a los responsables de las organizaciones internacionales y de los gobiernos, del sector económico y del científico, de la comunicación social y de las instituciones educativas a tomar en mano la “brújula” de estos cuatro principios para “dar un rumbo común al proceso de globalización”. Porque “esta permitiría apreciar el valor y la dignidad de cada persona, actuar juntos y en solidaridad por el bien común, aliviando a los que sufren a causa de la pobreza, la enfermedad, la esclavitud, la discriminación y los conflictos. A través de esta brújula, animo a todos a convertirse en profetas y testigos de la cultura del cuidado, para superar tantas desigualdades sociales. Y esto será posible solo con un fuerte y amplio protagonismo de las mujeres, en la familia y en todos los ámbitos sociales, políticos e institucionales”, agrega.

 

Asimismo, el Papa pregunta al aire: “¿Qué ha llevado a la normalización de los conflictos en el mundo? ¿Cómo podemos convertir nuestro corazón y cambiar nuestra mentalidad para buscar verdaderamente la paz en solidaridad y fraternidad?”.

 

Para educar en la cultura del cuidado, Francisco recalca que esta empieza en la familia y destaca también la importancia de la catequesis y la educación, del papel insustituible de los padres en la formación de los valores de ciudadanía y de cristianos que llenen hoy al mundo de sabor a Evangelio de la Vida.

 

“La cultura del cuidado, como compromiso común, solidario y participativo para proteger y promover la dignidad y el bien de todos, como una disposición al cuidado, a la atención, a la compasión, a la reconciliación y a la recuperación, al respeto y a la aceptación mutuos, es un camino privilegiado para construir la paz”, explica el papa argentino. Para concluir nos hace una invitación a que “trabajemos todos juntos para avanzar hacia un nuevo horizonte de amor y paz, de fraternidad y solidaridad, de apoyo mutuo y acogida”.

 

Que en tiempos de conflicto seamos todos celosos cuidadores del camino de la paz.

 

Mérida, 6 de marzo de 2022





Contenido Relacionado