Mérida, Enero Sábado 28, 2023, 07:15 am

Inicio

Opinión



Zonas de desarrollo en Estado Mérida por Edgar Márquez

Diario Frontera, Frontera Digital,  Edgar Márquez, Opinión, ,Zonas de desarrollo en Estado Mérida por Edgar Márquez
Edgar Márquez


Durante la campaña eleccionaria del año pasado tuve oportunidad de ampliar mi conocimiento en detalle la geografía merideña y aproveché para escuchar numerosas opiniones de personas de todos los estratos sociales y de sectores diversos, desde los académicos hasta los jóvenes, pasando por adultos mayores y amas de casa.

Observé una gran motivación en todos por aportar al desarrollo colectivo, más allá de la simple satisfacción de las necesidades familiares, porque, ahora más, se entiende que superar la crisis vigente demanda un esfuerzo generalizado, colectivo e integrado.

Es así como en Bailadores me hablaron sobre la reinstauración de una oficina de asesoría técnica especializada, como aquella que funcionó en los años cincuenta del siglo pasado, para aportar niveles altos de ayuda en materias importantes como calidad de los suelos, abonos específicos no contaminantes y mejoramiento genético.

En el páramo oriental me plantearon evaluar la conveniencia del trigo, desde el punto de vista ecológico y económico, mientras que en el sur del lago quieren apoyo especializado ante la expansión de los cultivos de cacao.

En El Vigía escuché opiniones sobre la necesidad de mejorar la calidad de los obreros ocupados en el desarrollo ganadero, al mismo tiempo que encontré numerosos bachilleres en proceso de formación en las universidades del Sur del Lago (Santa Barbara) y Los Andes (Núcleo Alberto Adriani de El Vigía – Hacienda Judibana), un futuro recurso altamente calificado.

Por supuesto, en mi tierra santacrucense el rubro café sigue siendo inquietud y deseo de las familias campesinas, hoy en medio de una reducida producción de lo que fue el signo característico de los entonces distritos Tovar y Andrés Bello.

Mi planteamiento concreto, y lo expuse varias veces, fue el de constituir un Consejo Estadal de Desarrollo, con diferentes grupos o frentes de trabajo, en el cual, no solo se atienda lo estrictamente económico, para generar riqueza material, sino también lo humano, lo personal, lo intelectual, lo cultural y religioso.

Señalé reiteradamente que un papel preponderante corresponde a la Universidad de Los Andes, con el rector Mario Bonucci al frente, pero que también debe tener a su lado a los organismos empresariales, gremios profesionales, sector hotelero, sector construcción, el propio Arzobispado (que en estos tiempos es un centro de grandes aportes a la familia merideña), los organismos gremiales de la producción, en fin, todos los que puedan aportar para darle un nuevo enfoque al progreso de nuestro estado.

Idea central o propuesta personal ha sido la de crear Zonas Integrales de Desarrollo, para asumir divisiones geográficas no arbitrarias, sino estudiadas profesionalmente, para emprender una cruzada merideñista y por el bien de todos.

Es así como lancé la idea de que podemos agrupar municipios identificados socio-culturalmente de esta manera:


 1.- Libertador, Santos Marquina, Campo Elías y Sucre.


 2.- Valle del Mocotíes con Tovar, Rivas Dávila, Pinto Salinas, Guaraque y Zea.


 3.- Sur del Lago con Alberto Adriani, Ramos de Lora, Caracciolo Parra, Andrés Bello, Tulio Febres Cordero, Julio César Salas y Justo Briceño.


 4.- Rangel, Miranda, Cardenal Quintero y Pueblo Llano.


 5.- Arzobispo Chacón, Aricagua y Padre Noguera.

Esta es una idea para exponerla al debate, a la consideración profesional y técnica, sin que las opiniones, por muy sencillas que sean, se desechen. Por ejemplo, en Ejido un profesor universitario, al escuchar mí idea, me planteó que Campo Elías podría tener mejor ubicación con Andrés Bello, dentro de este contexto territorial.

Propuesta para discutir, para que juntos nos lancemos a convertir nuestro estado en un territorio de crecimiento, desarrollo humano – material y, en fin, beneficio para todos.

Debemos recordar que Venezuela tiene una situación precaria en materia de producción interna. El alimento que se produzca en las zonas de desarrollo, suple las importaciones, genera empleos y ayuda a ahorrar divisas.






Contenido Relacionado