Mérida, Mayo Domingo 26, 2024, 10:51 am

Inicio

Opinión



SALIR DEL LETARGO por Luis Loaiza Rincón

Diario Frontera, Frontera Digital,  Luis Loaiza Rincón, Opinión, ,SALIR DEL LETARGO por Luis Loaiza Rincón
LUIS LOAIZA RINCÓN


A juzgar por los anuncios hechos desde la Asamblea Nacional (AN), en este año 2022 deberían producirse amplias consultas al mundo universitario con el objeto de preparar una nueva Ley de Educación Universitaria.

 

Ojalá no ocurra como en el 2016 cuando la AN realizó un exhaustivo trabajo que quedó inconcluso pero que bien pudiera servir de base para el debate actual. En ese entonces no se llegó a la ley por la situación del llamado “desacato” y por la confrontación política que provocó, lamentablemente, que la AN perdiera su efectiva capacidad legislativa.

 

Sin embargo, hoy como ayer, resulta oportuno considerar:

 

1.    Si se quiere una nueva Ley de Educación Universitaria, que trascienda y supere los límites de la vigente Ley de Universidades, o una “ley marco” que regule al sector en sus políticas generales y que cada institución universitaria, a partir de su particularidad, desarrolle su propio “Estatuto Autonómico”.

2.    Si será posible consensuar un documento que al tiempo de expresar la pluralidad del mundo universitario, guíe la discusión legislativa y se convierta en una ley útil para el país.

3.    Si se mantendrá el esquema nacional vigente o se creará una nueva institucionalidad que “regionalice” el “subsistema de Educación Universitaria”, tal como se expuso en el “Proyecto de Ley de Educación Universitaria” propuesto por la Comisión Designada del Consejo Universitario de la Universidad del Zulia en el año 2016.

4.    Si se ampliará la base electoral para la elección de las autoridades universitarias. En las universidades públicas desde hace años se exige la participación democrática en igualdad de condiciones de profesores, estudiantes, egresados y personal administrativo, técnico, mantenimiento y servicios.

5.    Si se modificarán las estructuras de gobierno de las universidades diferenciando claramente las funciones administrativas de las estrictamente académicas.

6.    Si se ampliarán las bases de financiamiento de la educación universitaria definiendo claramente las fuentes de los recursos y la creación de los fondos especiales.

 

En fin, es amplio el espectro de los temas que deben abordarse y sobre los que existe abundante material de referencia, elaborado por los mismos universitarios. Aquí sólo se expuso una pequeña muestra por eso decimos que es necesario iniciar el debate y salir del letargo.





Contenido Relacionado