Mérida, Febrero Lunes 06, 2023, 06:10 pm

Inicio

Opinión



Al Filo de La Verdad

Recuerdo imborrable por Giovanni Cegarra

Diario Frontera, Frontera Digital,  Giovanni Cegarra, Opinión, ,Recuerdo imborrable por Giovanni Cegarra
Giovanni Cegarra


El domingo 13 próximo pasado, se han cumplido 35 años, de aquella fatídica noche del viernes 13 de marzo del año 1987, en la que la mano asesina de un abogado, cuyo nombre no se merece mencionar, le quita la vida, a un joven que en tradicional caravana,  celebraba el haber culminado sus estudios de ingeniería, Luis Carvallo Cantor, cuya trágica muerte, generó la reacción cruenta de sus compañeros universitarios, al extremo, que las autoridades gubernamentales de entonces, implantaron un toque de queda en la ciudad que duró casi un mes.

 

Tuve la oportunidad de ver a Carvallo Cantor, minutos antes de su fatídico asesinato, en la algarabía que reinaba entre todos sus compañeros y él mismo, por haber concluido exitosamente sus estudios de ingeniería,  sin pensar lo que le tenía dispuesto el destino, de la mano de un inconsciente guapetón que ya arrastraba fama de sus malas actuaciones personales.

 

Nace, entonces, el movimiento político universitario “13 de Marzo” que radicalizó su lucha de calle y en el seno de la Universidad de Los Andes, en procurar lograr las más fehacientes reivindicaciones estudiantiles, que indudablemente marcaron hito en la historia estudiantil universitaria merideña y por ello, que el recuerdo es imborrable.

 

Imborrable, porque la lucha estudiantil de entonces, se centraba en conseguir la respuesta a las necesidades de quienes cursaban estudios en la ULA, en solventar sus necesidades, en el respeto y consideración que se merecían como habitantes de una ciudad tildada de universitaria, sin tinte político, sea cual fuese, toda vez, que lo primordial era la reivindicación y bienestar del  estudiante  universitario, lo que hoy día, no se lleva a cabo, como debería ser, ya que lo político ha impregnado las luchas protagonizadas en años pasados.

 

35 años van, de aquel viernes 13 de marzo de 1987, recuerdo imborrable, en una Mérida, cuyas luchas estudiantiles no se comparan con las de antes, que dignifican al estudiante universitario, sin bandera política de por medio, punto en boca.





Contenido Relacionado