Mérida, Marzo Domingo 03, 2024, 04:08 am

Inicio

Opinión



Cómo sería el desarrollo de los pueblos del sur de Mérida por Edgar Márquez

Diario Frontera, Frontera Digital,  Edgar Márquez, Opinión, ,Cómo sería el desarrollo de los pueblos del sur de Mérida por Edgar Márquez
Edgar Márquez


Esta semana uno de mis electores me sugirió que escribiera sobre el conflicto entre la federación rusa y la república de Ucrania. Luego de mis explicaciones, en torno a que debemos ocuparnos de lo propio, de lo merideño, y dejar a los expertos internacionalistas los asuntos geo estratégicos mundiales, estuvo de acuerdo y, entonces, para no quedarse sin dar su aporte, me dijo que trate sobre los pueblos del sur merideño. A ello asentí. Y este es el tema de hoy.

Ese inmenso territorio, cuyos municipios Arzobispo Chacón, Aricagua, Padre Noguera y Guaraque, son casi la mitad de nuestra entidad. Constituyen una reserva hídrica y forestal llamada a tener un cuidado, una protección y una defensa permanentes. Diría que hasta con una oficina especializada, allí establecida, para asuntos ambientales.

De modo que todo lo que se diga y haga debe pasar por el tamiz de la sustentabilidad, del cuidado de la casa común, como lo dice el Papa Francisco, para evitarnos males futuros. Allí mismo, está la inmensa reserva forestal del rio Caparo, garantía de supervivencia de la presa de La Vueltosa.

Partiendo de esa premisa debemos acometer un levantamiento geográfico, territorial y económico, con mapas y precisiones de recursos. En esta empresa, la Universidad de Los Andes es un elemento clave, a objeto de poder definir opciones concretas, tanto para la conservación ambiental como para el aprovechamiento, donde se pueda, de los suelos.

La agricultura y ganadería, con nuevos sistemas de riego, carreteras, servicios y asesoría técnica, deben seguir siendo soportes de las familias sureñas. Ello, dentro del concepto de la superación de costumbres arraigadas pero arcaicas en los modos de cultivar. El objetivo es hacer que los productos del suelo, más la leche y carnes, sean de mayor calidad y puedan sacarse a los mercados conocidos, pero también a los del estado Barinas a través de una conexión segura desde Mucuchachí.

Es probable que haya más mercado en el llano barinés que en el propio eje ventral del estado Mérida, aunque en el caso de Guaraque resulte sencillo el acceso a Tovar, Bailadores y Santa Cruz de Mora.

La red de posaderos del sur, reanimada más que reactivada, es una posibilidad creciente para el turismo interno. Área que debe ser mejorada a través de programas especializados de las propias alcaldías, especialmente ahora que contamos con un recurso especializado de técnicos superiores egresados de varios tecnológicos.

En cada uno de los municipios hay elementos naturales, flora, fauna, ríos, quebradas, cuevas, fincas, páramos, etc. como para elaborar planes y ofrecer servicios. Imagino, por un solo momento, la inmensa galería natural de Loma de Benito en Guaraque, donde puede florecer un paraíso para acampar en sus exteriores. Para luego peregrinar por los páramos cercanos en senderos naturales revestidos de maravillas visuales.

Una mancomunidad turística puede formar los municipios sureños, de modo que se pueda tener, en cuatro fines de semana, un recorrido completo por las cuatro entidades. Esto puede lograr que los propios merideños conozcan su propia tierra, tan rica y tan atractiva.

Si hacemos una encuesta entre merideños residentes encontraremos que la mayoría no conoce los pueblos sureños y que no saben que allí tenemos la inmensa selva del rio Caparo. Tampoco sabrían de la represa hidroeléctrica, un gran lago, pueblos que son propicios para el descanso, la meditación y el refrescamiento espiritual, y comunidades humanas revestidas de los mejores valores de la sociedad venezolana.

Pueblos del sur, un tema para seguir escribiendo.





Contenido Relacionado