Mérida, Enero Sábado 28, 2023, 07:12 am

Inicio

Opinión



El famoso libro de autoayuda por Alirio Pérez Lo Presti

Diario Frontera, Frontera Digital,  Alirio Pérez Lo Presti, Opinión, ,El famoso libro de autoayuda por Alirio Pérez Lo Presti
Alirio Pérez Lo Presti


Un día hace ya algunos años, Nelly mi secretaria y protagonista de muchos de mis escritos, me dijo: “Bueno Doctor, la consulta va en picada, usted ya no ve pacientes, estamos en la quiebra, ya no puede ni pagar el condominio, la gente no tiene plata pa’ estar hablando tanto con un terapeuta… pues… le llegó la hora. Es el momento de aprovechar su talento como escritor y hacer que “eso” sirva para algo. Escriba ya el libro de autoayuda que todos esperamos de usted.”


Era obviamente un “complot” de Nelly, para mejorar mis ingresos económicos, los cuales nunca suelen ser suficientes para costearse el vivir (sobrevivir).
Fue un escopetazo a quemarropa. Yo atravesaba una crisis personal y monetaria y Nelly me ofrecía la solución a “todos” los problemas de mi vida. Escribir un libro de autoayuda era la solución y el momento había llegado ya. Como si se tratara de un encuentro con la muerte misma, como cuando a uno le
dan un mal diagnóstico o el cobrador insiste en el pago de la deuda financieramente impagable, sinceramente (lo reconozco) pasó por mi cabeza el
doblegarme y aceptar.

¡Sí! Por supuesto. Escribiré el libro y san se acabó.

Entonces comencé la tarea. Con ocho libros ya publicado y reeditados, no sería difícil encontrar una editorial que se interesase en publicar el libro de autoayuda. Total, este tipo de lectura es la que aún mantiene vivo el mercado editorial del planeta. Además de que comparado con escribir ensayos o narrar, el escribir en libro de autoayuda me parecía un acto de fácil realización. Me senté frente al computador y comencé con una de esas típicas anécdotas con moraleja incluida que daba un carácter de gran teatralidad al texto. Sin dudas estaba comprobando que mi pericia era lo suficientemente sólida para combinar una manera entretenida de escribir con un contenido potencialmente útil para el lector. Mas de golpe, sin yo esperarlo, dejé de escribir. ¿Qué libro de autoayuda había leído yo? Lo más cercano era la novela La enfermedad de Alberto Barrera Tyzsca, escritor al cual admiro, respeto y suelo leer.  

 ¿Cómo puede, quien nunca ha leído un libro de autoayuda, escribir uno? Me consolé pensando que precisamente eso hacía interesante al libro… además, se han escrito grandes libros por encargo… mas luego me di cuenta de que escribir un libro de autoayuda me hacía absolutamente infeliz, porque sencillamente, y por primera vez en mi vida no estaba escribiendo lo que me diese el realísimo gusto.

El motivo por la cual no escribía un libro de autoayuda era porque no me producía ese estado de placidez que conduce a la exaltación que siempre he encontrado en la escritura. El libro de autoayuda podía servirles a otros, pero para mí era una auténtica tortura mental el tener que sentarme a escribirlo. Lo auténtico es que considero que la palabra escrita tiene tal grado de importancia, que salvando los trabajos inherentes a mi profesión de psiquiatra y docente, considero que no se puede escribir algo sin ceñirse a la más estricta concepción literaria de lo que debe o significa la escritura (al menos para mí). Conscientemente considero el hecho de escribir como un acto equivalente a los más arraigados rituales sagrados que pueden haberse llevado a cabo en sociedad alguna. En mi mundo, considero que escribir un libro de autoayuda es infinitamente peor que cometer una herejía intelectual. Es convertirse en el inquisidor de la palabra escrita.

Esa es la razón por la cual jamás escribiré un libro de autoayuda.

@perezlopresti




Contenido Relacionado