Mérida, Junio Miércoles 12, 2024, 03:03 pm

Inicio

Opinión



Importancia del diálogo nacional por Edgar Márquez C.

Diario Frontera, Frontera Digital,  Edgar Márquez C., Opinión, ,Importancia del diálogo nacional por Edgar Márquez C.
Edgar Márquez C.


Ha concluido la Semana Santa, oportunidad para el pensamiento reflexivo y para asumir compromisos con nuestra nación venezolana y, consecuentemente, con nuestro estado merideño. Los días santos siempre han sido provechosos porque a la espiritualidad cristiana se une elemento familiar que concita las reuniones  de cada entorno en un esfuerzo de integración humana, pleno de solidaridades y afectos.

En paralelo, cada sacerdote predica las verdades cristianas a la luz de la fe y nos orienta sobre la siempre vigente doctrina católica, que no es solo inherente a la esencialidad interior, sino también en relación a la vida social, comunitaria o nacional.

Precisamente, la doctrina papal ha venido reiterando la necesidad  del diálogo entre todos los seres humanos, a partir de  los mandatarios nacionales y grandes personalidades del mundo en busca de soluciones consensuadas ante la inmensa cantidad de problemas que agobian a la humanidad entera.

No solo es la guerra y el cambio climático, es también la hambruna que causa estragos en el continente africano, el avance del narcotráfico como arma política, la diáspora universal, el deterioro de la democracia, la contaminación mundial de las finanzas con el dinero de la corrupción y de la droga, la debilidad ética y moral, y el desprecio  a la  vida, mediante  los asesinatos, el aborto, el ataque  a la familia y la promoción  de los antivalores en algunos medios de comunicación social.

Esos temas nos obligan al pensamiento reflexivo y al compromiso para que hagamos  realidad tantos anhelos humanos y, en definitiva, preservemos la vida en un planeta amenazado por los males  que tienen su mejor explicación o concreción en el cambio climático.

Son los grandes temas de la humanidad. En el contexto nacional todos tienen pertinencia porque igualmente aquí hemos tenido una violencia creciente y sostenida, a un punto tan qué sumamos más homicidios en dos décadas que las muertes por las guerras de Siria, Colombia (guerrilla) y Ucrania.  Pero también tenemos daños irreparables en el medio ambiente, presencia de poderes irregulares, corrupción administrativa, salida de millones de personas, finanzas ilícitas, especulación y, entre otros males, el deterioro de la salud democrática.

Estos problemas, o estas dificultades dela vida nacional,  nos invitan a un diálogo provechoso, constructivo, edificante, sin los orgullos y las soberbias del pasado, para encontrarnos en un mismo camino o sendero, que nos conduzca al entendimiento nacional, sabiendo  que todos somos  parte de la solución y de que tenemos valores y principios cristianos, todos los cuales nos convocan y obligan a ser responsables de un futuro mejor para todos, sin odiosas separaciones y sin creer que la solución  está en un solo sector, de la sociedad nacional.

Podemos entendernos y podemos enrumbar la sociedad venezolana hacia derroteros de unidad, progreso, bienestar  y unidad venezolana.          





Contenido Relacionado