Mérida, Mayo Domingo 26, 2024, 11:36 am

Inicio

Opinión



EXODO por Eleazar Ontiveros Paolini

Diario Frontera, Frontera Digital,  Eleazar Ontiveros Paolini, Opinión, ,EXODO por Eleazar Ontiveros Paolini
Eleazar Ontiveros Paolini


Entre nosotros, en conversaciones de la más diversa índole, siempre surge el tema político y el tema universitario. Se plantea en forma reiterativa el deseo de algunos universitarios jóvenes, especialmente recién graduados, de migrar del país a otras latitudes. Este deseo, en ocasiones, es aupado por sus padres, algunos de ellos profesores universitarios.
Pero si bien en los jóvenes es una aspiración, profesionales debidamente formados, con cursos de cuarto y quinto nivel, si hacen efectiva su migración, con lo cual el país pierde un recurso humano que sin duda le sería de enrome utilidad para lograr un desarrollo autónomo y sustentable. Para detener ese deplorable hecho, se tienen que facilitar escenarios adecuados, donde los profesionales puedan activar sus conocimientos y potencialidades y se remuneren en un todo de acuerdo a su formación y capacidades. Es decir, donde no sea ni medianamente posible la frustración que resulta de no tener las facilidades para aplicar los conocimientos adquiridos, investigar apropiadamente y producir innovaciones.
La migración, es fácil deducirlo, en alto grado resulta de la atracción que ejercen ofrecimientos de universidades extranjeras, en los cuales se definen remuneraciones justas y se pone a disposición lo necesario para un quehacer productivo en el campo de la investigación, la docencia y los asesoramientos.
Es una debilidad de cualquier país, el que sin que se tome ninguna medida, sus “cerebros”, por lo demás formados en su mayoría con recursos del estado, opten desilusionados por irse en la búsqueda de la estabilidad y de la posibilidad de satisfacer la aplicación de sus conocimientos. Esta tendencia es indicativa de una inestabilidad social y económica indeseable y hasta del predomino de ideologías obsoletas, que terminan por hacer que el sentido de patriotismo sea soslayado por efectos de la carencia de ajustes en los mercados del trabajo especializado, en los cuales debe prevalecer el recurso humano calificado. También, porque el impulso de la ciencia, que es lo mismo que decir el tener lo necesario para la producción de nuevos conocimientos, sigue definiéndose como una promesa y una esperanza, pues ni siquiera lo establecido, en franco deterioro, encuentra el apoyo necesario para las adecuaciones que periódicamente requiere.
También sucede, y esto hay que tomarlo en cuenta, que vislumbrar posibilidades en el extranjero, es el resultado de la formación en las universidades de un “producto” en el que predomina la relación TÍTULO-TRABAJO , es decir de egresados en los que prevalece , a veces en forma exclusiva, la búsqueda de un empleo, cuando lo deseable es que a la formación ordinaria se integre una de tipo gerencial que permita a los futuros profesionales vislumbrar un espectro amplio de alternativas; o sea, que la relación sea TÍTULO-EMPRENDEDOR, y así se opte por enfrentar procesos productivos innovadores con los cuales, volteándose la cara de la moneda, se termine por crear fuentes de trabajo.
Sin la menor duda, creemos que resulta importante para tratar de evitar la migración, el diseño y puesta en funcionamiento de nuevas carreras profesionales apoyadas por presupuestos razonables, que se diseñen en consonancia con un mercado al cual moldean las innovaciones tecnológicas, y que se definan apropiadas formas de ejercer las existentes, orientándolas hacia nuevos consumidores y destinos más populares, lo que implica, a la vez, concebir nuevas pautas remunerativas. De igual manera, en función de ese mercado, que sistemáticamente se modifica, previendo las exigencias emergentes, diseñar procesos curriculares intermedios, flexibles, adecuados y realistas, con lo que, a su vez, la universidad estaría apropiadamente, creando normas, principios ideológicos de avanzada y valores.




Contenido Relacionado