Mérida, Junio Domingo 23, 2024, 03:17 am

Inicio

Opinión



Indonesia y la prohibición de exportar por Alberto José Hurtado B.

Diario Frontera, Frontera Digital,  Alberto José Hurtado B., Opinión, ,Indonesia y la prohibición de exportar por Alberto José Hurtado B.
Alberto José Hurtado B.


Todo parece indicar que el mundo está a las puertas de una nueva crisis relacionada con el abastecimiento de alimentos. La pandemia del nuevo coronavirus (COVID-19) paralizó las cadenas de valor agroalimentarias, la lenta recuperación de la economía mundial retrasa inversiones en el sector, la guerra Rusia-Ucrania encarece los fertilizantes y productos finales provistos por estos dos países, la inestabilidad macroeconómica demora cada día más las decisiones de los agricultores y los estragos del cambio climático amenaza la producción de alimentos. De esta manera, esta en riesgo la disponibilidad de alimentos y la posibilidad de que una parte de la población mundial cubra nuestra necesidad más básica: la alimentación.

Ante este escenario, la practica gubernamental más recurrente ha sido la vuelta al proteccionismo. Distintos gobiernos alrededor del mundo han decidido dejar de exportar bienes agroalimentarios para disminuir la posibilidad de desabastecimiento nacional, con efectos directos en la dinamina actual del comercio internacional y en las relaciones entre países. Así, mientras se asegura el consumo local de alimentos, se incentivan prácticas proteccionistas por parte de los socios comercial y se entra en una espiral de más proteccionismo.

Un ejemplo de esto es Indonesia, el mayor productor mundial de aceite de palma. El Gobierno de Indonesia ordenó, el pasado 28 de abril de 2022, la prohibición de las exportaciones para hacer frente a la escasez de aceite de cocina que vive el país, así como para reducir los precios de los alimentos que está impactando con fuerza a los consumidores. La medida incluye la prohibición de exportar aceite de palma crudo, aceite de palma rojo, efluentes de los molinos de aceite de palma, aceite de palma refinado, blanqueado y desodorizado, y productos de aceite de cocina.

Esta decisión supone un shock para el mercado en medio de los temores que genera los potenciales efectos de la prohibición: 1) incremento de la inflación mundial de alimentos, 2) incertidumbre acerca del origen de los productos que se necesitan para cubrir la demanda mundial, y 3) represarías de los socios comerciales que pueden aplicar medidas similares para los productos que Indonesia importa. De igual manera, la gran diferencia entre el precio nacional y los elevados precios que las empresas pueden recibir de los mercados internacionales incrementa el costo de oportunidad de esta decisión de prohibir la exportación de aceite de palma.

Por otra parte, la prohibición de exportar aceite de palma puede afectar la reputación de Indonesia entre sus socios comerciales y de inversión, así como entre otras organizaciones internacionales donde participa este país asiático. Todo esto debido a que la medida tiene el potencial de provocar una pérdida de confianza en el compromiso de Indonesia con diversos acuerdos económicos y comerciales, por ser contraria a las políticas económicas aplicadas en un entorno comercial global donde se promueve el libre comercio.

En este sentido, dada la gran inestabilidad provocada por la guerra, el colapso ocasionado por la pandemia y los estragos generados por el cambio climático, el mundo no necesita que los países productores de materias primas generen más incertidumbre mediante políticas proteccionistas que garantizan resultados de corto plazo; en respuesta a perturbaciones en los mercados locales sin tomar en consideración las implicaciones mundiales que tienen estas decisiones. En un mundo cada vez más interconectado, la prohibición de exportaciones no garantiza la solución de los problemas locales ni libra al país de generar costos a nivel mundial.

*@ajhurtadob





Contenido Relacionado