Mérida, Abril Domingo 21, 2024, 03:39 am

Inicio

Opinión



Desde mi Parroquia

“X Encuentro Mundial de las Familias. El amor familiar: vocación y camino de santidad” por Padre Edduar Molina Escalona

Diario Frontera, Frontera Digital,  Padre Edduar Molina Escalona, Opinión, ,“X Encuentro Mundial de las Familias. El amor familiar: vocación y camino de santidad” por Padre Edduar Molina Escalona
“X Encuentro Mundial de las Familias. El amor familiar: vocación y camino de santidad” por Padre Edduar Molina Escalona


El matrimonio es verdaderamente una vocación y por eso “requiere discernimiento, acompañamiento y sólida base de espiritualidad y formación. La Iglesia como “casa y escuela de comunión”, no deja de realizar esta insustituible misión.

 

A lo largo de diez fecundos encuentros mundiales hemos compartido experiencias, animado el rol de la “Iglesia Doméstica”, como trasmisora de vida y fuente de valores que posibilitan la convivencia de un mundo más humano y fraterno.

 

Los encuentros mundiales de la familia tienen su origen en el año de 1994, declarado por las Naciones Unidas comoAño Internacional de la Familia”, con tan especial motivo, la Iglesia convocó el I Encuentro Mundial de Las Familias, bajo el lema: Familia: corazón de la civilización del amor”, promovido por el gran Juan Pablo II, en el mes de octubre de ese mismo año. Además de animar y acompañar tres encuentros mundiales más de la familia.

 

Los pontífices sucesivos han continuado esta senda del Santo Papa polaco, como Benedicto XVI que celebró tres grandes encuentros en los años 2006, 2009 y el último de ellos, el numero séptimo, en el año 2012, en Milán (Italia) con el lema: “La familia – Trabajo y Fiesta”.

 

Con la llegada de Su Santidad Francisco se apertura el VIII Encuentro Mundial, en 2015, en Filadelfia (Estados Unidos), bajo el nombre: El amor es nuestra misión, la familia plenamente viva". Le sigue el IX Encuentro Mundial que tuvo lugar en Dublín (Irlanda) en agosto de 2018, con el tema elegido por el mismo Papa “El Evangelio de la familia: alegría para el mundo”, en el marco de la exhortación apostólica postsinodal “Amoris Laetitia” y coordinado por el nuevo Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, presidido por el Cardinal K. Farrell.

 

De este modo arribamos al actual X Encuentro Mundial de Las Familias, que tiene lugar en Roma desde el 22 y hasta el 26 de este mes de junio de 2022, con una reflexión centrada en el tema:  “El amor familiar: vocación y camino de santidad”, con motivo del quinto aniversario de la exhortación apostólica Amoris Laetitia y tres años después de la promulgación de Gaudete et exsultate, se quiere hacer resaltar el amor familiar como llamado al amor y camino de perfeccionamiento que nos permite comprender y compartir el significado profundo y salvífico de las relaciones familiares en la vida cotidiana.

 

Un total de dos mil delegados presentes en Roma, invitados de 120 países y elegidos por las Conferencias Episcopales, los Sínodos de las Iglesias Orientales y las realidades eclesiales internacionales que trabajan de manera significativa en el ámbito del apostolado familiar.

 

Cada Encuentro Mundial de las Familias está introducido por un congreso teológico-pastoral internacional y finalizado, en presencia del Papa, con una vigilia - festival de las familias, además de una gran celebración eucarística de clausura.

 

El Congreso pastoral de este año, a diferencia de los años anteriores, no tendrá conferencias estructuradas académicamente con contenido teológico - doctrinal, sino que hemos visto momentos de encuentro fraterno, escucha e intercambio de opiniones entre los agentes de pastoral familiar y matrimonial.

 

Han salido al tapete temas muy actuales como la corresponsabilidad de los cónyuges y de los sacerdotes en la pastoral de las iglesias particulares, así como algunas dificultades concretas de las familias en las sociedades actuales; la preparación de las parejas para la vida conyugal; algunas situaciones de "periferia existencial" en el seno de las familias; la formación de los formadores en una pastoral familiar llena de retos, de modo que podamos hacer que las familias sean conscientes de que lo suyo es una vocación, que en su vida cotidiana pueden descubrir increíbles caminos de santidad, que pueden transformar su entorno de vida eclesial y social.

 

La Iglesia doméstica vive hoy un fuerte embate contra su misma esencia de fecundidad, complementariedad, respeto a la vida y de sociedad de amor responsable, gracias a la agigantada cultura del relativismo, el desenfreno moral de las tecnologías y redes sociales, la destrucción de la unidad familiar con la migración forzada, la proliferación de grupos que atentan contra el orden natural de la procreación con la promoción de la cultura LGBT, nos colocan frente al reto de testimoniar en cada familia la misión de ser comunidad de vida y de amor, siendo santuarios de la gracia que solo Dios da.

 

Mérida, 26 de junio de 2022





Contenido Relacionado