Mérida, Agosto Domingo 14, 2022, 12:47 pm

Inicio

Opinión



Geopolítica del petróleo ruso por Isaías Márquez

Diario Frontera, Frontera Digital,  Isaías Márquez, Opinión, ,Geopolítica del petróleo ruso por Isaías Márquez
ISAÍAS MÁRQUEZ


La geopolítica petrolera está asociada, íntimamente, a la percepción del pico petrolero o Teoría del pico de Hubbert, por las grandes potencias, que abarca el conocimiento de los límites geológicos de este recurso finito.  Rusia es tercer productor mundial, detrás de EEUU y Arabia Saudita, con promedio anual, (según EIA, por sus siglas en ingles) de unos 9,9 mbpd, cerca más de un 50 porciento va a la CE; un 39 porciento a China e India, un one porciento. No obstante, pese a las sanciones occidentales las exportaciones de petróleo y gas rusos se han disparado.

No solo Rusia es uno de los mayores exportadores de gas y petróleo a escala mundial, sino que por su territorio transitan las exportaciones de hudrocarburos provenientes de Turkmenistán y Kazajistán. Pero, se estima que a causa del conflicto bélico, y, además, por las sanciones, las exportaciones directas de estas naciones disminuirán su dependencia. Ambas naciones se transformaron en regiones impulsadas por inersores foráneos. Ínterin, una actitud prudente y tentativa caracteriza a las inversiones extranjeras en Rusia. Sinembargo, las petroleras rusas; especialmente, Lukoil, adelantan estrategias comerciales agresivas en su “frontera contigua”, una de las razones de reducción de exactitudes locales.

 

En efecto, Rusia y sus empresas estatales invierten  sumas cuantiosas de USD en petróleo, armas y geopolítica  por convertirnos en su sliado estratégico; si el régimen chavista llegase a caer, Moscú tendría mucho qué perder. Así, Venezuela se aisla cada vez más por presiones internacionales, y sus relaciones atípicas con Rusia, cuya ofensiva retoma como en tiempos de la guerra fría.

Durante el pasado, la URSS utilizó las exportaciones de petróleo y gas para sostener sus intereses nacionales. Tales exportaciones se veían solo como la mejor manera de captar divisas; actitud que parece estar cambiando. Y, aparenta, su inquietud por el rol geopolítico que la energía podría asumir en función de oferta/demanda y precios. De pronto, busca utilizar su influjo en petróleo y gas a objeto de sostener, estratégicamente, objetivos de política exterior, ante la pretendida imposición de topes de precio a su crudo e intentos del G-7 por reducir los ingresos de Rusia, limitándolos a recibir solo por barril vendido, lo que obligaría a Moscú a optar por represalias. 





Contenido Relacionado