Mérida, Enero Domingo 29, 2023, 11:59 am

Inicio

Opinión



Japón: lecciones de la sociedad digital por Alberto José Hurtado B.*

Diario Frontera, Frontera Digital,  Alberto José Hurtado B., Opinión, ,Japón: lecciones de la sociedad digital por Alberto José Hurtado B.*
Alberto José Hurtado B.


Al igual de otros países en el mundo, Japón emprende un ambicioso plan para reformar el marco normativo que rige las actividades en línea. De esta manera, se busca sentar las bases para que el proceso de construcción de la sociedad digital sea un éxito y no sucumba a los problemas propios de la digitalización –desinformación, necesidad de altas inversiones, conocimiento digital no homogéneo, consumo excesivo y descontrolado, barreras digitales que impiden acceder a determinados servicios, entre otros-.

En este orden, el Gobierno de Japón inauguró en septiembre de 2021 la Agencia Digital. Institución responsable de supervisar los cambios en los sistemas informáticos tanto a nivel de Gobierno nacional como local, además de introducir normas comunes a nivel nacional para proteger la información de carácter personal. De esta manera se intenta mejorar el desarrollo de la economía digital impulsando un intercambio de información más eficiente entre instituciones, reduciendo al mínimo el uso del papel, evitando la filtración y mal manejo de información, y garantizando la protección de los usuarios de servicios en línea.

De este esfuerzo japones destacan tres lecciones fundamentales para avanzar en la administración digital de un país. La primera lección es el esfuerzo por establecer una gobernanza ágil. A diferencia de las rígidas regulaciones existentes, que dan lugar a la burocracia tradicional, la gobernanza ágil requiere normas flexibles que puedan adaptarse rápidamente a los cambios tecnológicos y a las circunstancias económicas. Los sistemas de supervisión automática deben, por ejemplo, sustituir a los actuales sistemas basados en la supervisión realizada por funcionarios. En este orden, los drones y los sensores pueden sustituir rápidamente a la observación humana en los controles periódicos de seguridad en instituciones públicas, escuelas, establecimientos comerciales, autopistas, entre otros. Una mejor regulación del uso de esta nueva tecnología reduciría los costos de mantenimiento de la seguridad tanto para el gobierno como para el sector privado.

La segunda lección es la ventaja de establecer servicios digitales de ventanilla única para sustituir el papeleo obligatorio o la notificación en persona de cualquier trámite. La mayoría de los trámites administrativos en los países de la OCDE se hacen por Internet, esto implica que cuando una persona comunica sus datos a un ente gubernamental por el uso de un servicio, los datos se comparten automáticamente con otras instituciones. Esto reduce los costos administrativos que asumen los gobiernos y empresas para el registro de los satos de usuarios. En el caso japones, la mayoría de los residentes de este país asiático se identifican con My Number, una identificación digital cuyo uso se está generalizando y ha permitido reducir el uso de citas en persona e insistir con el papeleo en físico.

Y la tercera lección es la necesidad de una asociación entre el sector público y el privado para avanzar en la digitalización de la sociedad. La experiencia japonesa demuestra que los costosos y lentos esfuerzos gubernamentales por promover la economía digital son poco eficientes si no vienen acompañadas de la activa participación del sector privado. Así, una iniciativa de transformación digital será valorada por el grado de adaptación de las empresas y los individuos a la digitalización iniciada por el gobierno. Es por esto que se debe incentivar la innovación y los desarrollos tecnológicos del sector privado, mediante condiciones idóneas en materia de garantías a la privacidad y la información de los individuos, así como seguridad y transparencia en el uso de los datos de los ciudadanos.

*@ajhurtadob





Contenido Relacionado